Probamos el Opel Astra 2017
28/12/2016 Reportes de Manejo

Probamos el Opel Astra 2017

Probamos la nueva generación del Opel Astra, lanzado este año en Chile, modelo que llega con mucha tecnología y premios bajo el brazo.

En marzo pasado, Opel recibió la más alta distinción que se entrega a la industria automotora en Europa con el “Car of the Year” recibido por el Astra. Se trata de la quinta generación del hatchback mediano, heredero directo del histórico Kadet.

El Opel Astra K fue presentado en el Salón de Frankfort de 2015 mostrando un diseño evolucionado respecto de su antecesor, una debutante base mecánica que luego sería utilizada por el Chevrolet Cruze, una nueva familia de motores, y mucha tecnología que no se quedó dentro de las fronteras europeas, ya que muchas de ellas llegaron a nuestro país.

Por ahora, el Astra se vende con carrocería de cinco puertas, a la espera de que la marca actualice las variantes coupé, station wagon y sedán.

Se ofrece en Chile en tres versiones: 1.4 Enjoy mecánico ($14.990.000) y automático ($16.990.000), y nuestra unidad de prueba, la 1.6 Innovation con caja mecánica, a un precio de $19.990.000.

 

Características técnicas y mecánicas

El Opel Astra de quinta generación es completamente nuevo, y fue desarrollado enfocándose en cumplir con cuatro principios fundamentales: eficiencia, diseño, conectividad y equipamiento de alta gama.

Quizás el más difícil de cumplir es el primero, por lo que General Motors encomendó a Opel desarrollar una plataforma completamente nueva (D2), para que fuera utilizada no sólo por el Astra, sino por el globalizado nuevo Chevrolet Cruze. Esta base es un 21% más ligera, hasta 200 kilos según el equipamiento, y es un 13% más rígida que su antecesora.

Una de las novedades de este auto es que mientras todas las marcas apuestan por crecer de generación en generación, Opel fue por la senda contraria y decidió achicar su Astra, que ahora mide 4.370 mm de largo (-49 mm), 1.809 mm de ancho, 1.485 mm de alto (-25 mm), aumentando a 2.662 mm la distancia entre ejes.

La reducción de peso se consiguió principalmente en la carrocería, gracias al uso de aceros de ultra alta resistencia, a la reducción del tamaño de los subchasis y a un nuevo diseño de suspensión.

Bajo el capó debutan los nuevos motores Opel Ecotec. De entrada está el 1.4 Turbo con 150 caballos y entre 230 y 245 Nm de par, dependiendo de la caja (MT6 y AT6). Nuestra unidad de prueba montaba el fantástico 1.6 litros Turbo con 200 Hp y 300 Nm de torque.

El diseño representa una evolución en lo que conocíamos de la marca, aunque se trabajó con cuidado el tema aerodinámico, consiguiendo una reducción del COx de 0,32 a 0,28.

El frontal luce una parrilla más horizontal y hay nuevo diseño de los grupos ópticos. Las proporciones del nuevo Astra son las tradicionales para un hatchback con aspiraciones deportivas, con un capó corto, un habitáculo bajo y alargado, y una zaga con una suave caída.

 

Confort y habitabilidad

Pese a que el Astra 2017 es más corto y angosto que su antecesor, la marca ha conseguido crear uno de los espacios más amplios en el segmento, incluyendo un maletero con 370 litros de capacidad.

Las plazas traseras son definitivamente buenas hasta para tres adultos, ya sea en espacio para piernas y altura, e incluso en el ancho de hombros, que es el Talón de Aquiles de casi todos los modelos de este segmento.

Los asientos delanteros en nuestra versión tope de gama, ventilados y calefaccionados, tienen un claro enfoque deportivo por lo que son sumamente envolventes. Opel indica que los asientos AGR fueron diseñados específicamente para brindar el mayor apoyo posible, consiguiendo así un gran confort en trechos largos de conducción. Incluso tienen función de masaje.

Gracias a unos pilares delanteros levemente desplazados, hay una visibilidad muy buena hacia delante, pese a que el ajuste permite ir sentado muy abajo, para obtener una mayor sensación de deportividad.

El diseño del interior es moderno y apunta a la funcionalidad. Respecto del Astra anterior hay años luz de diferencia en esta materia, con muy pocos botones que ayudan a controlar el nuevo sistema de infoentretenimiento Intellilink de manera más sencilla.

Hay una gran pantalla central de 8 pulgadas (7” en las versiones de entrada), que es táctil y a color, desde donde se controla el teléfono, el audio y el navegador, entre otras funciones, y que tiene compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto.

Si bien es muy superior al sistema antiguo, no es el más intuitivo y funcional del segmento, al no disponer de un mando central que facilite la interacción con el sistema.

La posición de manejo es fantástica, con un volante multifunción muy agradable al tacto, un display multifunción muy sencillo de manipular desde el volante, y el mencionado asiento AGR con hasta 18 posiciones de ajuste.

¿Equipamiento destacado? De serie, seis airbags, control de estabilidad, sensor de retroceso, luces automáticas, asistente de partida en pendiente, aire acondicionado, sensor de presión de neumáticos. En nuestra versión tope de gama cámara de retroceso, climatizador bizona, sensor delantero, sunroof, keyless, park assist, sensor de punto ciego, y el paquete Opel Eye e IntelliLux.

El primero es una sistema de cámara y radares que hacen funcionar las asistencias a la conducción (lector de señales de tránsito, cambio involuntario de carril y alerta de colisión frontal con freno de emergencia); el segundo es un paquete de luces LED inteligentes capaces de adaptar la luminosidad a la condiciones de tráfico, clima y camino.

 

Impresión de manejo

Nuestra prueba de manejo la realizamos con la versión de 200 caballos, la más deportiva, pero también la menos cómoda para usarla en el día a día. Hay mucha potencia disponible, pero está bien expresada, con suavidad y de manera muy lineal. Incluso a baja velocidad se siente holgado y reposado.

Los 300 Nm de par ya están disponibles a las 1.750 rpm, lo que ayuda a tener siempre respuesta por parte del motor para cualquier requerimiento de aceleración. A medida que subimos en el tacómetro el empuje se hace más vigoroso, con un sonido discreto que no genera gran emocionalidad.

En términos de placer de conducción, esta versión ofrece una dirección algo nerviosa en velocidad, y una configuración de suspensión más firme, por lo que no es el auto más confortable en la ciudad. No es una suspensión dura, ni tampoco golpea cuando se pasa por lomos de toro. Es más bien seca, lo que hace que el confort de marcha se vea reducido sobre malos pavimentos al disminuir la capacidad de amortiguación.

Obviamente que esto tiene su premio cuando se busca una buena carretera de curvas. Ahí destaca este Opel Astra como un auto muy seguro, bien aplomado, y se nota la mayor ligereza al ofrecer una sensación de agilidad superior en el segmento. Es rápido para girar, no muestra gran rolido de carrocería, las transferencias de peso son parejas y en general se siente muy estable entre giro y giro.

El confort de marcha también se expresa en la buena aislación del habitáculo, que permite disfrutar de una conversación a un volumen sano, y alcanzar altas velocidades a la par.

Durante el lanzamiento pudimos probar la versión 1.4 Automático y nos encantó porque resuelve buena parte de estas deficiencias del Astra de 200 Hp: es cómodo de suspensión, tiene una dirección más agradable y los 150 caballos del nuevo motor es suficiente para el día a día.

 

Conclusión

El nuevo Opel Astra muestra ya de entrada que tiene todos los merecimientos para haberse quedado con el “Car of the Year” en Europa, un mercado que suele premiar a este popular segmento de hatchbacks medianos.

Es muy ligero se comporta realmente bien en todas las fases de manejo; tiene motores pujantes y generosos en todo rango de uso; es amplio y muy confortable por dentro, y está muy bien equipado y conectado. Características esenciales en todo auto moderno.

Se nos queda un poco al debe en eficiencia, con entre 9 y 11 km/litro, dependiendo del uso. Aunque, claro, en su defensa hay que decir que sus 200 caballos de fuerza nos estimulaban a sacarle provecho y a no fijarnos en la aguja del combustible.

¿Buena compra? Seguro que lo es, pero a no olvidar que vale esta versión casi 20 millones de pesos, y que por ese dinero hay otras muchas buenas opciones para quienes gustan del manejo: un Honda Civic 1.5 Turbo, un Peugeot 308 GT y un Mazda3 2.5 GT, entre otros. Diría que me quedo más con el 1.4 Enjoy Automático.

 

Galería Test Drive: Opel Astra 2017

Test Drive: Opel Astra 2017

1 de 15

¿Qué opinas? Cuéntanos