Probando el Chery Tiggo 7
1/02/2018 Reportes de Manejo

Probando el Chery Tiggo 7

Una revolución significó el lanzamiento del Tiggo 7 de Chery, un auto que a 10 años de la llegada de la marca a Chile, se saca todos los malos estigmas que en algunos sectores se mantienen sobre los autos chinos, con un producto de alta calidad y que se ofrece a un precio muy competente por lo que ofrece.

En octubre del 2017, Chery hizo el anuncio más importante tras 10 años desde que iniciaron operaciones en nuestro país, que consistió en el lanzamiento del Tiggo 7, su SUV de nueva generación. Y vaya que ha pasado bastante agua bajo el puente en estos años. Porque si nos ponemos a comparar a los primeros autos de Chery con el Tiggo 7, la verdad es que el cambio es fuerte, incluso shockeante. Pero ya hemos hablado bastante en otras ocasiones sobre el acelerado cambio que están teniendo las marcas de origen chino, quienes rápidamente han aprendido a seguir el ritmo de otros fabricantes más consolidados.

El Tiggo 7 por ahora se transforma en el flamante flagship de la marca en el país, colocándose sobre el Grand Tiggo y ofreciendo, como siempre sucede con los autos asiáticos, un gran nivel de equipamiento a un precio asequible. Claro que hay varias diferencias en el caso del Tiggo 7, siendo la primera su precio, sobre lo que a la gente le gusta esperar de un vehículo chino (porque lamentablemente se castiga mucho el auto que no tiene una "tradición en fiabilidad") al ser más elevado de lo normal y segundo, porque la propuesta ya no se hace solamente sobre una base de precio/equipamiento, ya que ahora hay una propuesta en diseño, materialidad e ingeniería muy distinta y definida, que alabamos mucho y que es el camino a seguir para todos los otros fabricantes que quieran consolidar su imagen de marca.

Estilo fluido

James Hope ha generado un efecto bastante similar al que Peter Schreyer ha logrado en Kia. Es lo que sucede cuando le entregas el alma completa de tu marca a alguien que estudió y se ha dedicado toda la vida al diseño. El resultado es que logras una coherencia absoluta entre los modelos y también logras una unión con la marca. Además, esto ayuda a generar una nueva propuesta en diseño que se aleje de las tendencias que se tienden a copiar entre muchos modelos. El resultado salta a la vista, logrando un estilo equilibrado, original y que tiene deportividad y elegancia por partes iguales. 

La fluidez del Tiggo 7 tiene que ver en como asoman algunos rasgos que buscan imitar el efecto del agua en la carrocería, como por ejemplo la parrilla frontal o las líneas de carácter que se forman en los costados y que nacen desde el intermitente lateral, como si fuera una embarcación que cruza el mar, todo esto englobado en el concepto “Life in Motion” que toma referencias de la naturaleza en movimiento. Completan el look, los focos con tecnología LED, una variada paleta de colores y llantas de 19" bitono.

Las dimensiones del SUV de Chery son de 4505 mm de largo, 1837 mm de ancho y 1670 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2670 mm, lo que le confiere un habitáculo bastante espacioso y unas proporciones más deportivas. Además, cuenta con un maletero de 424 litros bastante competente y extensible a 1100 litros con los asientos traseros abatidos. Estas dimensiones lo ponen dentro de la media para algunos de sus rivales, como el MG GS o un Citroën C3 Aircross, aunque más abajo que autos como el Toyota Rav4, el Changan CS75 o el JAC S5 Turbo. De todas maneras, aunque en los números queda aún lejos de los 500 litros, no se nota a simple vista.

Revolución en el interior

Hay varias cosas que contar del interior. Vamos a partir con la materialidad, donde el tapiz de ecocuero en color naranja puede que no sea del gusto de muchos, pero es de buena calidad y grato al tacto. El ecocuero también recorre el torpedo añadiendo superficies suaves y dejando costuras a la vista. Las manillas de aluminio, al igual que el pomo de la palanca de cambios le entregan un toque muy especial de calidad. Hay plásticos que deberían ser más blandos, pero al menos están bien armados y no se sienten baratos al tacto. En la zona central de la consola, la cual se levanta como una pequeña ola, está revestida con un material que se asemeja a una madera veteada y en color gris, aportando una cuota de elegancia y alejándose de otros tipos de terminaciones vistos en otros autos como el muy redundante "piano black" o el "plasti-aluminio". 

Ya sentados, tenemos una amplia visual del camino, aunque con el sacrificio de una postura al volante excesivamente alta, muy parecida a la del Tiggo 2 y que no les gustara a los conductores altos. Al frente, un volante de buen diseño concentra los comandos satelitales para el crucero y el audio. Otra herencia del Tiggo 2 la vemos en el clúster con velocímetro invertido, claro que acompañado de un poderoso computador multifunción con pantalla a color y de 4,8 pulgadas. Este computador ofrece no solo los índices de consumo y promedio, así como el nivel de bencina y la temperatura del motor, sino que además puede configurar el limitador de velocidad, monitor de presión y temperatura de los neumáticos, avisos de emergencia, alarma de fatiga, tiempo de manejo y lo que está sonando en la radio. Por otro lado, nos vamos a la gran pantalla del sistema multimedia, con una muy colorida interfaz, de fácil uso y que no solo permite operar el sistema de audio, sino que también el sistema multimedia y el climatizador dual.

Ojo que, en ocasiones, los botones de acceso directo para el climatizador se confunden con los del volumen de la radio y los modos de manejo, lo que no ayuda mucho a la ergonomía, porque no se encuentran en un orden lógico. Lo mismo para aquella "misteriosa" perilla que está sobre la palanca de cambios, la cual no tiene ninguna función y que aunque consultamos en Chery, nunca nos contaron de que se trataba. Quizás es una pieza genérica compartida entre otros modelos, o a lo mejor en futuros modelos podría ser la perilla de un selector de tracción (porque el Tiggo 7 es solo tracción delantera) pero bueno, por ahora, es solo un adorno.

Volviendo al sistema multimedia, este ofrece conectividad con Apple CarPlay y Mirrorlink, ¿Lo mejor? Puedes dejar tu teléfono fuera de la vista en un compartimiento inferior que queda oculto bajo la "ola" de la consola central y con un conveniente puerto USB en el mismo sitio, al igual que una toma de corriente de 12v.

Esta pantalla aparte de tener algunos singulares detalles también sirve para mostrar las cámaras en 360 grados, las cuales se activan en estacionamiento o cuando vamos a virar, con una vista lateral que le ayudará a evitar cunetazos a los conductores que son un poco menos cuidadosos.

Nos queda mencionar como parte del equipamiento, los asientos calefaccionados con reglajes eléctricos, los sensores de luz y lluvia y los espejos calefaccionados, así como el techo panorámico y las pisaderas iluminadas.

Chery no ha dejado de lado la seguridad, por lo que el Chery Tiggo 7 contempla hill holder, cuatro discos de freno con sistema ABS+EBD, ESP, control de tracción, anclajes ISOFIX y 6 Airbags, elementos que le han hecho ganador de 5 estrellas en las pruebas de C-NCAP.

Acertado performance

El Tiggo 7 es motivado por un propulsor Turbo Euro V de 1.5 litros, 150 Hp y 210 Nm de torque, que en el caso de nuestra versión se asocia a una transmisión automática de Getrag, con doble embrague y 6 velocidades. El consumo homologado es de 13,2 km/l en régimen mixto (10 km/l en ciudad y 16,3 km/l en carretera), consumo que en el promedio nos calzó casi exacto, por lo que podemos decir que está bien. Este motor se puede conducir con dos modos, modo Eco que típicamente aletarga la respuesta de la caja y el acelerador para un manejo urbano suave que no se hace incomodo, por otro lado, el modo Sport eleva un poco las RPM y permite aceleraciones más vivaces, así como cambios más rápidos.

La realidad de esta transmisión es que, si bien no es de las más veloces, es muy competente y se lleva muy bien con el motor, incluso mejor quizás que la caja manual, por lo que se gana bastante en elasticidad y confort, al ser una caja de gestión bastante asertiva.

El Tiggo 7 hace gala de estar montado sobre una plataforma modular única, que sentará las bases para otros modelos de la marca. Lo positivo es que el desarrollo es bastante nuevo y se nota fresco, con una estructura sólida que apoya mucho el manejo en carretera, además claramente de la rigidez en materia de seguridad. De hecho, de suspensión quizás es un poco duro para lo que nos gustaría, lo que habla de un seteo orientado a caminos bien pavimentados.

Volviendo al motor, presenta algo de retardo en el ataque del Turbo, pero como es un motor poco explosivo y más bien progresivo, la curva de aceleración es bastante grata. De hecho, fácilmente te encontraras ganando velocidad sin darte cuenta, ya que además el auto está muy bien insonorizado, así que pone ojo en el velocímetro. Ojo en los frenos que son de tacto un tanto "pastoso" (más bien se perciben largos).

La dirección con asistencia eléctrica es bastante certera y ayuda bastante al confort del auto en ciudad, puesto que hace las labores de estacionamiento muy fáciles y no agota en carretera, a la vez que entrega correcta estabilidad. Suele suceder que a veces los esquemas de dirección están muy sobre asistidos o son muy ligeros en carretera, lo que aquí no sucede.

Conclusión

Nos gustó el Chery Tiggo 7. Como ya habíamos notado con anterioridad durante su lanzamiento, este auto, junto al Haval H7 (claro que en otro segmento) son probablemente hoy en día los mejores autos de origen chino disponibles en Chile. Son autos que, al fin, rompen con la mala fama que han tenido los autos de dicho origen y se nota desde que apretamos el botón de encendido. Al fin, tenemos un auto de Chery, con una mecánica moderna y actualizada a los tiempos de hoy, con una transmisión vigente y con un nivel de equipamiento sobresaliente, sin olvidar el armado y la calidad.

Lo mejor de todo, es que es un auto con propuesta única y propia, que presenta una imagen clara y reconocible como Chery. Los clichés típicos a los que recurren los autos chinos para lucir premium, desaparecen en pos de un muy bien planificado lenguaje estético, que se nota incluso en los botones que no están a la vista.

Sumado a su notable precio, se hace prácticamente irresistible su compra. Los más tradicionalistas de seguro lo encontrarán excesivo para una marca que no tiene el linaje de una japonesa o europea, y si bien faltan unos años para conocer que tal será su vejez, aprueba completamente y lo recomendamos notablemente sobre la competencia del mismo origen.

Galería Test Drive: Chery Tiggo 7 2018

1 de 17

¿Qué opinas? Cuéntanos