Honda NSX del 2005 vs Civic Type R 2018 en el cuarto de milla
14/05/2018 Investigación

Honda NSX del 2005 vs Civic Type R 2018 en el cuarto de milla

Dos Honda, brutalmente deportivos, pero de épocas y filosofías distintas, se enfrentan para ver cuanto les ha afectado el paso del tiempo.

El original Honda NSX (1990-2015), vendido en Estados Unidos bajo el emblema de Acura, fue uno de los autos más avanzados en la década de los 90 y principios de nuevo siglo. Prueba de ello es la célebre participación del mismísimo Ayrton Senna en su desarrollo. No por nada, le decían el Ferrari japonés.

Sus cartas eran bastante interesantes para la época. Sólo para ejemplificar, un modelo perteneciente a los llamados NSX Series II (2001-2005) era impulsado por un V6 atmosférico de 3.0 Litros capaz de generar 276 hp y 298 Nm de torque, el cual se acoplaba a una transmisión manual de seis velocidades. Esta potencia era suficiente para trasladarlo desde cero a 100 km/h en 5.6 segundos, así como lograr una velocidad máxima de 270 km/h.

Este performance, era propio de un superdeportivo y en el aquel entonces prácticamente era imposible imaginar que algún día existiría un hatchback capaz de igual o superar esas cifras, sobre todo cuando entendemos que, por ejemplo, un Civic Si 2000 contemporáneo era un bólido con 160 hp emanados de un cuatro cilindros de 1.6 litros.

Con el correr de los tiempos y la evolución constante, lo impensable se hizo realidad y Honda actualmente cuenta en su catálogo con un Civic que al menos en el papel, luce más poderoso que el legendario NSX de primera generación.

Por supuesto que nos referimos al Type R que con su 2.0 litros turbo con 306 hp y 400 Nm de torque que se acopla a una transmisión manual de seis velocidades, luce como auto teóricamente más avanzado que aquel “antiferrari” de los noventa.

Pues bien, nuestros colegas de CarWow quisieron disipar dudas y pusieron a competir en tres diferentes pruebas a un NSX clásico contra el Civic Type R con el único fin de ver si un hothatch actual puede superar a un excelente deportivo de motor central con casi 30 años de antigüedad.

Como no queremos trollearte nada (sería un crimen tan solo equiparable con contarte el final de Avengers: Infinity War) solo diremos que la ligereza y aerodinámica del NSX se defienden bastante bien frente el motor turbocargado del Type R… Damas y caballeros ¡hagan sus apuestas!

¿Qué opinas? Cuéntanos