Probando el Renault Captur 2018
10/07/2018 Reportes de Manejo

Probando el Renault Captur 2018

Renault remodeló al Captur, entregándole más confort y tecnología, pero manteniendo fresco su estilo y sin tocar su económico propulsor, uno de los menos gastadores del mercado.

Es difícil no querer al Captur. Lanzado en Chile el 2014 y de procedencia 100% europea, destaca por su estilo colorido, algunas interesantes soluciones prácticas y una de sus cartas más fuertes, su motor Turbodiésel de 1.5 litros que logra casi 30 km/l en carretera, siendo uno de los autos más económicos de Chile. El año pasado, Renault introdujo un facelift -la Fase II- para Captur, el que le entrega mayor calidad en algunos materiales, añadidos en tecnología y revisiones estéticas, cosa de mantenerlo a tono con los modelos de la marca, en especial con su hermano urbano, el Clio IV.

Nos pusimos al mando de la versión Captur Intens 1.5 dCi MT5 avaluada en $13.790.000 y que recientemente ha ganado un opcional con techo panorámico, por un precio extra.

Diseño y dimensiones

El pequeño Captur mantiene sus cotas de 4122 mm de largo, 1566 mm de alto y 1778 mm de ancho, así como 2606 mm entre ejes y un maletero de 377 litros, extensible a 455 litros si sacamos la bandeja inferior, que puede usarse para ocultar objetos de la vista. Con estas medidas podemos compararlo a un Mazda CX-3, ligeramente más bajo y menos ancho, aunque con 4.2 metros de largo y un maletero de 350 litros. Por otro lado, tenemos al Citroën C3 Aircross, con 4154 mm de largo, 1637 mm de alto y 1756 mm de ancho, más un maletero de 410 litros. Conociendo a estos modelos, podemos decir que el C3 Aircross es el que mejor hace uso de su espacio, mientras que el CX3 claramente es un modelo con una personalidad más urbana y deportiva. El Captur es bastante equilibrado y si bien se ve compacto, no es un auto poco usable. Hay que considerar que tanto el Captur como el C3 Aircross tienen un despeje de 170 mm al suelo, suficiente para el uso que se les da como vehículos recreativos.

En cuanto a su estilo, son detalles más que nada los que actúan sobre la estética del Captur, incluyendo nuevos ópticos LED "Pure Vision" para la versión tope de gama, una parrilla de nuevo diseño (aunque de silueta similar), un grupo óptico LED que rodea los neblineros en los parachoques (también de nuevo diseño) y llantas de aleación también renovadas, en nuestro caso de 17" con corte diamante (Emotion). Si te gustan los colores (te tienen que gustar los colores si estas mirando un Captur) se añaden el blanco nacarado, el naranjo atacama y el rojo deseo, color de nuestra unidad de prueba. Lo demás, se mantiene prácticamente igual, incluyendo el techo bicolor y sus formas suaves y fibrosas, así como las molduras laterales con un acento cromado, que le entregan un look más de crossover y que visualmente hacen del Captur un auto más compacto.

Interior

Al igual que el Clio IV, su interior es sencillo de formas, pero con detalles bien pensados. Con este facelift los asientos han crecido un poco y presentan un nuevo diseño de tapiz, que como ya sabemos, también pueden ser fácilmente removidos para su personalización o limpieza. Ahora también tenemos un apoyabrazos (con un compartimiento interior) y un pack cuero para el volante y pomo. Ya mencionamos que, por un valor extra, puedes pedir el techo panorámico como opcional.

Si, al fin los polímeros se actualizaron, tal cual como hace unos años lo hizo el Clio IV con su facelift, manteniendo un correcto armado y texturas, pero más suaves y de mejor calidad, al menos en las zonas que están más cerca de nosotros. El clúster con velocímetro digital y el climatizador se mantienen heredados del Clio, legibles y sencillos, aunque nos hubiese gustado en esta pasada, un computador a bordo más vistoso. Si quieres más datos de consumo, tienes que usar la pantalla del sistema R-Link (detallaremos más abajo) con gráficos de consumo y puntuación (como si fuese un juego).

Desde la versión Zen que el Captur lleva sistema multimedia MediaNav, pero el modelo Intens gana una versión renovada del R-Link, apellidada Evolution, que tiene soporte para Android Auto, el cual pudimos probar en su lanzamiento y no tiene problemas para acceder a audio, llamadas (discado por voz) y soporte para Waze o Google Maps. Si tienes iPhone, solo funcionará como iPod. Arkamys nuevamente se hace cargo del procesamiento digital del audio y debemos decir que ha mejorado muchísimo con respecto al primer Captur, sacándole brillo a nuestros MP3 o pistas vía Bluetooth, con más definición y ambiente. El sistema tiene un mini jack de audio, un puerto USB y un puerto de tarjeta SD, el que lleva la tarjeta con los mapas del GPS.

Los problemas que tenemos con el Captur, tienen que ver en general con toda la gama Renault y su ergonomía, en especial que siguen siendo confusos los comandos de la radio y el volante, versus las disposiciones que tienen otros fabricantes (incluyendo sus excéntricos colegas de PSA) y por lo mismo es incómodo tener que accionar el control crucero en un botón alejado del volante o tratar de aprenderse el comando auxiliar del sistema de audio, que es poco intuitivo. Lo mismo sucede con el climatizador donde el botón del aire acondicionado está prácticamente siempre encendido y tienes que presionarlo para apagarlo, con un testigo luminoso. ¿Por qué hacer las cosas al revés?

Al volante, es fácil encontrar la posición de manejo, con buena visibilidad y una postura un poco más de SUV, que nos hace creer que vamos en un vehículo ligeramente más alto. Mirar hacia atrás es un tanto más complicado, pero es la tónica general de todos estos modelos. Ante cualquier cosa hay sensores traseros desde la versión Zen y cámara de retroceso en la versión Intens. Las plazas de atrás son suficientes para dos, un tercero se verá algo complicado.

La guantera tipo cajón con 11 litros de capacidad y el revistero posterior tipo malla se mantienen como rasgos únicos de este modelo, que en general es bastante practico y que, si no fuera por su combinación de color interior de negro con negro, se vería mucho más refinado.

Equipamiento y Seguridad

De serie todos los modelos contemplan comandos al volante, control crucero, aire acondicionado, alzavidrios y espejos eléctricos, así como tarjeta de acceso (Keyless), botón de encendido, computador a bordo y asiento del conductor ajustable en altura. Versiones más equipadas suman desde climatizador y vidrios tinteados hasta calefacción de asientos delanteros (Intens 1.2). En nuestro caso tenemos focos LED con función cornering (enciende el neblinero del lado que vamos a virar), pedales metálicos, espejos exteriores con función defrost y más. 

Un punto muy a favor de Captur es la seguridad. Todas las versiones tienen 6 Airbags, anclajes ISOFIX, frenos ABS, control de estabilidad ESC, asistencia de frenada de emergencia SAFE, Hill Holder, encendido automático de luces y limpiaparabrisas. Según Euro NCAP, Captur puntúa con cinco estrellas en seguridad.

Al volante

Nuestro Captur es impulsado por un Turbodiesel dCi de 1.5 litros (K9K de quinta generación), con distribución por correa, turbina de geometría variable, 90 Hp y 220 Nm de torque, más una transmisión manual de 5 velocidades. Este motor equipa además filtro FAP de partículas, autoregenerable. Es un auto que toma bien el torque en baja y que es finalmente donde la mayoría lo va a llevar. Recomendamos sí, siempre tratar de manejarlo en las 2000 RPM, para que el motor se sienta cargado y no desinfle. Le echamos de menos una sexta, lo que hubiese ayudado a escalonar más la caja y hacer el motor aún más elástico en carretera, aunque en lo general, es un motor formidable para lo que necesites, considerando que es pequeño y muy económico.

Y es aquí donde nos vamos a detener puesto que con un consumo homologado de 30,5 km/l en carretera (27.6 km/l mixto y 23,7 urbano) y una de las más bajas emisiones de CO2 del segmento (95 g/Km) sea uno de los autos más económicos y ecológicos del segmento. En general nuestro consumo estuvo muy cercano al del 3CV, apoyados por el modo Eco, que como sabemos hace menos sensible la respuesta del acelerador para un manejo más progresivo. Incluso si quisieras pisar el acelerador, aun así, lograrías consumos muy positivos, más cercanos a los 20 km/l si te vas en los 120 km/h constantes y sin jugar con la inercia.

El único problema del motor es que es un tanto rumoroso cuando vas alto de vueltas o cuando lo dejas en ralentí y lo escuchas desde afuera; lo que habla de una buena aislación en el habitáculo.

Dinámicamente hablando, el Captur tiene un rólido controlado y una frenada equilibrada. Su dirección es bastante precisa, pero por culpa de la asistencia eléctrica, se pierde el tacto. Sigue siendo un auto cómodo y fácil de llevar.

Conclusiones

El Captur parece ser el auto ideal para muchas cosas. Quizás su tamaño o su estilo interior engañan, pero con un buen nivel de seguridad desde el modelo base, un amplio maletero, buena pinta y una formidable autonomía, te aseguramos que recorrerás bastante si te lo llevas de vacaciones. Es caprichoso en su disposición de botones y quizás al interior le falta más pimienta, más sofisticación o más espacio en las plazas traseras, versus sus rivales. Es una carta segura, completa y que podrás disfrutar por varios kilómetros sin cargar una gota de diésel. Ahora, sabiendo que puedes estar buscando opciones más equipadas, tecnologizadas, deportivas o lujosas, siempre puedes mirar a los rivales que ya hemos mencionado, aunque cuidado, que los precios también suben un poco.

Galería Test Drive: Renault Captur F/L 2018

Test Drive: Renault Captur F/L 2018

1 de 13

¿Qué opinas? Cuéntanos