Lanzamientos

BMW X5 2019 se pone a la venta

La nueva generación de su SUV grande, el que destaca por una gran carga tecnológica.

BMW X5 2019 se pone a la venta

El nuevo X5 es más grande que su antecesor, ofrece un nuevo diseño exterior e interior, una mayor calidad de rodado, mayor eficiencia de sus mecánicas y, por supuesto, lo último en tecnología desarrollado por la marca.

El BMW X5 2019 se construye sobre la nueva plataforma que nació con la Serie 7, que le permite crecer en todas las dimensiones, algo que era absolutamente necesario considerando lo pequeño que se había quedado frente a sus rivales directos.

Ahora ofrece una distancia entre ejes de 2.975 mm (+42 mm), un largo total de 4.922 mm (+33 mm), una anchura de 2.004 mm (+66 mm) y una altura de 1.745 mm (+19 mm). Además de una evidente mejora en habitabilidad en las plazas posteriores, el maletero crece hasta los 650 litros, siendo, como siempre, opcional una tercera corrida de asientos.

Si lo comparamos con sus rivales directos, el Mercedes-Benz GLE es casi idéntico de largo (2 mm más), levemente más angosto, pero tiene 20 mm más entre los ejes, dejando 630 litros en el maletero. Y el Audi Q7 es 8 cm más largo, pero tiene casi la misma distancia entre ejes y es algo más angosto, aunque con 800 litros de capacidad de carga es líder del segmento y ofrece una correcta tercera fila de asientos.

Esta nueva base mecánica incluye un control dinámico de amortiguación, la opción de suspensión neumática de dos ejes y el Adaptive M Professional (control del balanceo activo), dirección activa integral en las cuatro ruedas y un sistema de tracción xDrive mejorado.

En este caso, no sólo reparte mejor el par entre las ruedas, sino que cuenta con bloqueo de diferencial trasero con control eléctrico para una mayor tracción en curva, y un paquete Off-road, con cuatro modos preconfigurados de manejo, que controla la altura del chasis, el xDrive, la aceleración, transmisión y sistemas de tracción y estabilidad.

 

Mejor diseño

La verdad es que al menos a mí siempre me ha costado ver grandes cambios en los nuevos modelos de BMW, y eso nos habla de la coherencia estilística que hay de una generación a otra, algo tan alemán por lo demás.

Pero en este caso hay detalles diferenciadores bien evidentes, partiendo por el tamaño y diseño de los riñones tradicionales del frontal, que no sólo son más grandes, sino que vuelven a estar juntos unidos en una sola pieza. El parachoques es nuevo, los neblineros adoptan forma horizontal y los grupos ópticos LED son hexagonales, estando la opción de pedirlos con tecnología láser.

Más allá de las nuevas llantas de entre 20 y 22 pulgadas, la silueta es muy similar a la anterior, aunque con nuevos pliegues que acrecientan la sensación de robustez de la mitad del auto para atrás. En la zaga, en tanto, debutan nuevos focos semi horizontales con diseño tridimensional, algo totalmente nuevo que no vemos en ningún otro BMW X (salvo el más nuevo X7), y las salidas de escape se vuelven rectangulares.

Por dentro también hay una apuesta por la novedad, siendo lo más relevante el debut del sistema operativo 7.0 que controla los nuevos marcadores digitales BMW Live Cockpit Professional y el renovado sistema de multimedia iDrive.

Ambos sistemas utilizan pantallas de 12,3 pulgadas de alta resolución que mejoran sustancialmente la conectividad y el manejo intuitivo. A ello se une un head-up display mejorado que sigue utilizando el reflejo sobre el parabrisas.

En cuanto al diseño interior, se mantiene la consola ancha que separa ambas plazas delanteras, el volante de tres radios y la disposición del tablero hacia el conductor, pero hay formas nuevas en elementos como las salidas de aire, los mandos del climatizador y los botones en general.

Otros elementos nuevos son los asientos multifunción con opción de manaje, posavasos que pueden calentar o enfriar, un techo panorámico nuevo, luz ambiente, un sistema de audio premium Bowers & Wilkins y aplicaciones de vidrio para controles seleccionados (Crafted Clarity).

Finalmente hay una evidente mejora en los materiales utilizados con un incremento importante de la sensación de lujo, con tapiz de cuero que no sólo se aprecia en los nuevos asientos, sino también en puertas y tablero.

 

Las opciones mecánicas

A Chile, el nuevo BMW X5 arribará en versiones xDrive 40i y xDrive 30d, ambos con paquetes Executive y Sport.

El gasolinero cuenta con un motor 3.0L, de seis cilindros en línea con tecnología TwinPower Turbo, que eroga 340 caballos y 450 Nm de par, y que asociado a la transmisión Steptronic de 8 cambios acelera de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos.

El diésel también es seis cilindros 3.0 litros turbo, que eroga 265 Hp y 620 Nm de par, asociado a la misma caja automática para un 0-100 en 6,5 segundos.

El equipamiento en ambos acabados es amplísimo en seguridad, confort y conectividad, incluyendo modernos sistemas de asistencias a la conducción como control crucero adaptativo, asistente de control de dirección y carril, advertencia de salida del carril y de tránsito en sentido contrario, park assist con función de dirección, acelerado y frenado, y un nuevo Asistente de Reversa, que se hace cargo de la dirección por un camino pre-establecido.

El nuevo BMW X5 es también el primer modelo de la marca que se puede abrir mediante la nueva Llave Digital BMW a través de un smartphone.

El BMW X5 2019 se ofrecerá con acabados Executive por $60.590.000 (xDrive 40i) y $61.090.000 (xDrive 30d), y con paquete Sport por $75.990.000 (xDrive 40i) y $76.990.000 (xDrive 30d).

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos