Novedades

Autos podrían ser más seguros para los ocupantes traseros

La protección de los ocupantes traseros no ha seguido el ritmo de los de enfrente.

Autos podrían ser más seguros para los ocupantes traseros

De acuerdo con un estudio del IIHS, el organismo que aglutina a las aseguradoras estadounidenses, los autos necesitan sistemas de retención más sofisticados en la parte posterior dado que los choques frontales han provocado un gran número de pasajeros muertos o lesionados, a pesar de usar el cinturón de seguridad

Si bien los ocupantes de los asientos delanteros se han beneficiado enormemente de los avances tecnológicos en cuestión de seguridad -cinturones de seguridad inteligentes y bolsas de aire-, los ocupantes de los asientos traseros no han recibido mejoras en la misma medida.

Ante esta situación, el IIHS analizó las lesiones y muertes ocurridas en el asiento trasero durante 2014. No obstante que el hecho de no ponerse el cinturón de seguridad fue un factor importante, muchos adultos mayores y niños mayores de nueve años sufrieron lesiones, incluso cuando llevaban colocado el cinturón.

Tan pronto como comienza una colisión frontal, los cinturones de seguridad en el asiento delantero se ajustan alrededor de los ocupantes gracias a los dispositivos integrados llamados pretensores de choque. Al mismo tiempo, los airbags delanteros se despliegan en una fracción de segundo. Dependiendo de la configuración de choque, los airbags laterales también pueden desplegarse.

Gracias a los cinturones  ajustados y a los airbags desplegados, los ocupantes del asiento delantero se mantienen alejados del volante, el panel de instrumentos y otras estructuras cuando el vehículo se detiene bruscamente, incluso si la fuerza del choque empuja esa estructura hacia adentro. Para reducir el riesgo de lesiones en el pecho, estas correas también tienen limitadores de fuerza, que permiten que se enrolle un poco el cinturón antes de que la energía de la correa se vuelva demasiado tensa.

En cambio, en el asiento trasero, las bolsas de aire laterales protegen a los pasajeros en un choque lateral, pero no hay airbags delanteros, y los cinturones de seguridad generalmente carecen de tensores de choque y limitadores de fuerza.

Aunque la estructura intrusa no suele ser un problema en el asiento trasero durante una colisión frontal, las fuerzas de choque pueden hacer que un pasajero del asiento trasero colisione con el interior del vehículo. Si bien los cinturones de seguridad pueden evitarlo, el estudio muestra que sin limitadores de fuerza pueden causar lesiones en el pecho.

Para el estudio, los investigadores del IIHS utilizaron dos bases de datos nacionales y encontraron 117 choques en los cuales los ocupantes de los asientos traseros murieron o resultaron heridos de gravedad. Aquí, el tipo de lesión más común fue en el tórax, con 22 ocupantes lesionados y 17 muertes confirmadas por esta razón.

De los casos fatales, la mayoría se consideraron supervivientes, lo que significa que había suficiente espacio en el vehículo para el pasajero después del accidente. Esto contrasta con un estudio de IIHS de 2003 sobre niños con lesiones fatales en sistemas de retención infantil. En ese estudio, los choques en los que se usaron apropiadamente los asientos de seguridad para niños fueron generalmente imposibles de superar.

En muchos de los casos en el estudio, los pasajeros del asiento trasero sufrieron lesiones más severas que los ocupantes del asiento delantero, lo que sugiere que las restricciones en la parte trasera no funcionaron tan bien como las del frente.

Usando la información en los registros de casos, incluidos datos como fotografías, registros médicos y de la policía, e investigaciones de accidentes e autopsias, los investigadores determinaron que las lesiones en el pecho del asiento trasero se debían principalmente a fuerzas excesivas del cinturón del hombro.

Sin duda los limitadores de fuerza como los del asiento delantero serían una forma de reducir las lesiones del cinturón. Otra posible solución es un cinturón de seguridad inflable, como el introducido por Ford y Mercedes-Benz. Estas correas se inflan en un choque para distribuir mejor las fuerzas a través del torso y el pecho.

Por otra parte, las lesiones en la cabeza fueron el segundo tipo de lesión más común en el estudio. Estuvieron presentes en nueve pasajeros heridos y en 18 muertes.

Muchas de las lesiones fatales en la cabeza se produjeron en choques considerados insuperables. En algunos choques no fatales, los pasajeros golpean sus cabezas contra el interior del vehículo, pero los investigadores no pudieron confirmar ninguno de estos incidentes en los casos fatales.

Sin embargo, las lesiones en la cabeza son una preocupación, por lo que es importante que todo lo que se haga para reducir las fuerzas en el pecho no genere el peligro de que la cabeza del pasajero se mueva demasiado hacia adelante. Y es que demasiado de este tipo de movimiento podría permitir que la cabeza de un pasajero entre en contacto con el respaldo del asiento delantero o con otras partes del interior del vehículo.

Con esta información, los fabricantes también pueden encontrar una manera de equipar los asientos traseros con bolsas de aire frontales, por ejemplo, desplegándose desde el techo, pero hasta ahora eso no se ha hecho en ningún vehículo de producción.

Por el momento, el IIHS no tiene una solución particular para el asiento trasero. En cambio, el Instituto cree que una prueba de choque que evalúa la protección del asiento trasero hará que los fabricantes de automóviles averigüen qué combinación de tecnologías funciona mejor.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos