Novedades

Mercedes-AMG GLE 63 y GLE 63 S 4MATIC+, más extremos

Se trata de las versiones más extremas de este modelo, con 563 y 603 Hp, respectivamente, que se incrementan con un sistema mild-hybrid.

Mercedes-AMG GLE 63 y GLE 63 S 4MATIC+, más extremos

Mercedes-Benz nos ha acostumbrado a presentar versiones extremas de sus modelos de línea bajo el apellido AMG, y la marca estrena ahora los SUV Mercedes-AMG GLE 63 4MATIC+ y GLE 63 S 4MATIC+.

Estos SUV vienen equipados con un poderoso motor biturbo V8 de 4.0 litros, combinado por primera vez en la historia de AMG con el sistema EQ Boost, que además de actuar como un alternador eléctrico y arrancador, ofrece 16 kW (15,8 Hp) de potencia y 250 Nm de torque adicionales en momentos específicos de la conducción, para incrementar la respuesta del conjunto motor durante lapsos cortos de tiempo.

El sistema EQ Boost también cumple la función de alimentar el sistema eléctrico de 48 voltios o mild-hybrid del GLE, para operar funciones como el modo a vela y la recuperación de energía.

El trabajo conjunto del motor del  Mercedes-AMG GLE 63 4MATIC permite que a los 563 Hp se sumen 21,8 caballos del EQ Boost, para alcanzar  584 Hp y 750 Nm de torque. Por su parte, la versión S cuenta con 604 Hp, que se incrementan en 21,8 caballos adicionales gracias al sistema eléctrico, para llegar a un máximo de 625 Hp y 850 Nm. Con esta potencia, permite acelerar de 0 a 100 km/h  4,0 y 3,8 segundos, respectivamente.

Toda esta potencia es enviada a las cuatro ruedas por medio de la transmisión AMG SPEEDSHIFT TCT 9G, permitiendo una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h para el modelo GLE 63 4MATIC, mientras que el GLE 63 S 4MATIC+, con el paquete AMG Driver opcional, puede alcanzar 280 km/h.

Entre las características más destacables de estos AMG se encuentra la suspensión neumática AMG Ride Control +, sistema que se combina con amortiguadores adaptativos regulables ADS (Adaptive Damping System), que permiten elegir los modos Comfort, Sport y Sport+.

Adicionalmente, cuentan con los programas denominados AMG Dynamic Select Sport y Sport+ y RACE, los cuales bajan la carrocería 10 mm al superar los 120 km/h y regresan a la altura habitual normal al transitar a velocidades inferiores a los 70 km/h.

A estos programas se suman los modos Trail y Arena, que al accionarlos elevan la carrocería 55 mm para aumentar la distancia al suelo, permitiendo rodar con mayor facilidad en terrenos difíciles. El sistema retorna a la altura normal cuando el velocímetro supera los 70 km/h.

Estéticamente, ambos modelos de Mercedes-AMG se ven más deportivos y agresivos que los tradicionales GLE, mientras que en el interior proyecta lujo y deportividad, destacándose el sistema MBUX, que permite accionar por comandos de voz y de forma táctil muchas de las funciones de infoentretenimiento y confort del SUV.

Héctor Siza Morales recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos