Lanzamientos

Mazda CX-30 2020, con un tinte premium

La marca japonesa continua mostrándonos su nueva generación de modelos, incluyendo al nuevo CX-30, un crossover basado en el Mazda 3, pero más espacioso y con la capacidad de permitirnos salir de la ruta.

Mazda CX-30 2020, con un tinte premium

Antes de hablar de diseño, vamos con los datos duros sobre sus dimensiones. Y Mazda, generosamente, hizo una buena comparativa entre sus tres primeros utilitarios, la que deja en evidencia el margen que CX-3 dejaba, para un producto más grande, pero que no cayera derechamente sobre el segmento C.

  CX-3 CX-30 CX-5
Largo 4.275 mm 4.395 mm 4.550 mm
Ancho 1.765 mm 1.795 mm 1.840 mm
Alto 1.535 mm 1.540 mm 1.675 mm
Despeje 155 mm 175 mm 190 mm
Maletero 240 L 430 L 442 L
Ancho de apertura de maletero 990 mm 1.020 mm  1.050 mm

De estilo, el CX-30 recoge muchísimo del Mazda 3 y toda la filosofía Kodo de última generación. Superficies limpias, pliegues suaves, ausencia de líneas de carácter, silueta de un solo trazo, focos afilados y una gran parrilla, nos entregan una imagen muy deportiva y muy depurada, donde las sutilezas en los reflejos, como la S que se forma en las puertas (concepto Utsoroi) son los que revelan el encanto de este modelo. Además, gracias a que el techo es más alto (que ayuda en la habitabilidad), las proporciones entre los distintos elementos, como las ventanas, los pasos de rueda o los focos, son más equidistantes y le entregan una mejor proporción. Eso sí, quizás las molduras plásticas que revisten los pasos de rueda y las zonas inferiores del auto son un tanto excesivas.

Puertas adentro y todo lo que ya conoces del Mazda 3, aparece nuevamente, con una consola claramente orientada hacia el conductor y donde los botones y comandos se han reducido o integrado de mejor manera al habitáculo, para una percepción más minimalista. Mazda ha hecho mucho hincapié en el desarrollo de NVH, que tiene que ver con los procesos de aislamiento del auto. Se revisó la aerodinámica para buscar los focos de mayor turbulencia, los paneles acústicos son más gruesos e incluso, el sistema de audio se repensó para que los parlantes no quedaran en las puertas, sino que en los montantes interiores de la carrocería. La calidad percibida es bastante alta para el segmento, al menos en el modelo GTX que conocimos en este evento, con materiales suaves al tacto y de aspecto lujoso.

De habitabilidad, podemos decir que, aunque el CX-30 es más corto que un Mazda 3 en largo (4,46 metros) y distancia entre ejes (2,65 metros) se percibe más espacioso, lo que le juega bastante a favor.

Equipamiento

La gama abre con el nivel S, que contempla en lo principal, sensor de lluvia, luces DRL con LED, spoiler trasero, llantas de 16", sistema de audio Mazda Connect con pantalla a color de 8,8" y soporte para Android Auto/Apple CarPlay (sin panel táctil), cuadro de instrumentos mixto (análogo/digital), comandos al volante, sensor de retroceso y aire acondicionado.

El nivel V agrega, control crucero, iluminación Full LED, espejos abatibles eléctricamente, llantas de 18", volante forrado en cuero, reproductor de CD para el sistema de audio, cámara de retroceso y climatizador dual.

Finalmente, el modelo GTX (tope de gama) suma sunroof, GPS, paddle shifts para la transmisión automática, sistema de audio premium Bose de 12 parlantes, Head-Up Display, sensores delanteros de estacionamiento, espejo retrovisor interior sin marco, espejos laterales con memoria, tapiz de cuero, asiento del conductor con reglajes eléctricos y calefacción para las plazas delanteras.

En materias de seguridad, el CX-30 llega con cinco estrellas de Euro NCAP, garantizado por su estructura y su equipamiento de seguridad. De serie, todas las versiones llevan inmovilizador electrónico, control dinámico de estabilidad, frenos de disco con ABS, cinturones de tres puntas con aviso, siete airbags y apertura Keyless de puertas. Los modelos V suman alarma y sistema Smart Keyless. Los GTX se desmarcan con radar de punto ciego y trafico cruzado.

Hablando de motores, CX-30 lleva la misma oferta que el Mazda 3, dos motores SkyActiv-G 2.0 y 2.5; el primero con 153 Hp y 200 Nm de par, el segundo con 186 Hp y 252 Nm, asociados a cajas manual y automática de seis cambios. También hay disponibles versiones i-AWD con un modo off-road (Off Road Traction Assist) que permite usar los frenos en las ruedas que patinan para delegar la potencia donde corresponde. No hay que olvidar, el sistema G-Vectoring Control Plus, que otorga un manejo más seguro y aplomado en curvas.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos