Vende tu auto
Novedades

Mazda CX-5 podría rivalizar con el BMW X3 y Mercedes GLC

Con los planes de Mazda de desarrollar una nueva plataforma de tracción trasera y motores de seis cilindros en linea para ir a pelear al segmento premium, también se huelen cambios para su oferta de SUVs.

Mazda CX-5 podría rivalizar con el BMW X3 y Mercedes GLC

No es secreto que Mazda tiene la ambición de transformarse en una marca premium. Si bien, esta marca centenaria aún tiene mucho que recorrer para lograr su meta, también hay que ser francos y hay que reconocer la notable evolución que ha tenido en los últimos años.

Según un informe conseguido por los colegas de Best Car Web en Japón, la próxima generación de la Mazda CX-5 presumirá una plataforma de propulsión trasera, así como una nueva familia de motores. Esto quiere decir, que al menos en teoría, podría gozar de una configuración similar a la Mercedes-Benz GLC y BMW X3. Modelos con los que pretende rivalizar.

Esta arriesgada apuesta, estaría respaldada por la nueva familia de motores de seis cilindros en línea SkyActiv-X. El propulsor de gasolina sería un motor de tres litros con tecnología MHEV de 48 voltios que podría tener una potencia en torno a los 350 Hp. De forma un tanto sorpresiva, la oferta se complementaría con un motor de 3.3 litros diésel.

Las patentes del nuevo motor de seis cilindros de Mazda y la nueva transmisión de ocho velocidades que están desarrollando de manera interna, están por todos lados.

De igual forma se especula, que, para marcar un poco de distancia, la CX-5 cambiaría su denominación a CX-50. Aunque existe la posibilidad, de que este último nombre sea usado en una variante de estilo coupé.

Como podrás deducir, esta arquitectura y motorizaciones serían compartidas con el próximo Mazda 6, por lo que estaríamos hablando de una plataforma modulable y preparada para recibir tecnologías de propulsión eléctrica.

¿Estamos más cerca de ver una Mazda premium? Probablemente, sí.

Esaú Ponce recomienda

Cuéntanos que opinas