Vende tu auto
Autos ecológicos

Lunaz regresa a la vida a los Range Rover clásicos poniéndoles baterías

Estos vehículos combinan un aspecto vintage con un equipamiento y desempeño moderno.

Lunaz regresa a la vida a los Range Rover clásicos poniéndoles baterías

Lunaz, uno de los talleres creadores de autos eléctricos clásicos más reconocidos del mundo, amplía su gama de modelos al convertir al Range Rover en un SUV eléctrico.

Esta vez la empresa, con sede en Silverstone, Inglaterra, crea una serie inicial de 50 unidades vintage del Ranger Rover, específicamente de los años modelo de 1970 a 1994.

Para complacer los deseos de los clientes, los Range Rovers eléctricos clásicos de Lunaz se ofrecen en las especificaciones “Town” y “Country”.

De igual manera, estas unidades tienen un mayor enfoque en el asiento trasero y la comodidad del conductor, reflejando su doble uso como vehículos con chofer o para ser conducidos por el propietario.

Además de ello, Lunaz pone a su disposición dos opciones en la distancia entre ejes: una estándar y una larga.

Cada automóvil de Lunaz pasa por un proceso completo de restauración y reingeniería antes de la conversión al sistema de propulsión eléctrico patentado por la compañía.

Este enfoque le permite a Lunaz responder las preguntas de usabilidad y confiabilidad que restan valor a la experiencia de poseer los autos clásicos más famosos del mundo. 

En el caso de los Range Rover eléctricos de Lunaz incluyen un sistema de tracción en las cuatro ruedas, suspensión actualizada que incluye barras estabilizadoras y frenos mejorados.

Adentro, equilibra la integración de tecnología y usabilidad dentro de una arquitectura clásica. Lo anterior está ejecutado con materiales de la más alta calidad y un gran nivel de equipamiento -infoentretenimiento, aire acondicionado y pantallas-.

Para ser dueño de una de las 50 unidades del Range Rover eléctrico clásico de Lunaz hay que pagar al menos 330.000 dólares.

  • Debido a su escasez, los ingenieros de Lunaz tomarán los clásicos Range Rover de carrocería convencional existentes y los convertirán a lo que la firma llama 'Safari Specification' como parte del proceso completo de restauración y reingeniería de metal desnudo.
  • Cada automóvil de Lunaz representa la construcción de un cliente individual. Se invitará a los clientes a trabajar con el equipo de diseño especificar las características y modificaciones.
  • El proceso de restauración y conversión representa una reingeniería desde cero.
  • Comienza con una inspección exhaustiva. Luego, se pesa cada esquina para comprender la distribución del peso original.
  • Esta información informa las decisiones sobre la configuración del chasis, el embalaje del tren motriz y la suspensión.
  • A continuación, se retiran el motor de combustión interna y los sistemas asociados y se prepara el chasis para la electrificación.
  • Luego, el automóvil se escanea en 3D; esto permite a los ingenieros crear modelos CAD detallados para garantizar la perfección técnica en cada paso del proceso.
  • Los detalles de la tecnología de propulsión eléctrica de Lunaz están muy bien guardados, pero cada clásico de Lunaz está diseñado, desarrollado, diseñado y probado internamente utilizando los módulos de más alta especificación disponibles para aplicaciones automotrices.
  • Luego se emplean las habilidades tradicionales de construcción y restauración de carrocerías y el automóvil se desarma hasta dejarlo en un armazón de metal desnudo.
  • Incluso los defectos corporales imperceptibles se tratan a mano antes de que comience el proceso de acabado de la superficie.
  • Los accesorios asociados con los sistemas de propulsión eléctricos, incluidos los cargadores de batería y los convertidores, se integran sensiblemente en el diseño existente del automóvil, utilizando el tapón de llenado de combustible para cargar y adaptar los diales a una lectura adecuada para el tren de potencia eléctrico.
  • Se instalan nuevos sistemas de aire acondicionado y calefacción electrónicos y el acelerador se convierte en un sistema de aceleración por cable.
  • Después de la mejora de los sistemas de frenado, suspensión, dirección y electrónica, cada circuito se prueba antes de que comiencen los primeros procedimientos de arranque.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas