Vende tu auto
Novedades

Híbrido o normal, ¿Qué auto es más conveniente comprar?

¿Qué es exactamente un sistema híbrido, cómo funcionan y qué tan funcional es para mí? Esto mismo intentaremos explicar en este artículo.

Híbrido o normal, ¿Qué auto es más conveniente comprar?

La oferta de autos con sistemas de propulsión mixto, más comúnmente llamados híbridos, está proliferando, aunque a goteo. Generalmente son más caros que sus versiones de combustión tradicional, por lo que más allá de la muy válida opción medioambiental de cada persona, surge la duda respecto a qué tan conveniente resulta pagar este extra por una supuesta mayor eficiencia en el consumo.

Pero primero recordemos qué es un sistema híbrido. Introducido originalmente con el Toyota Prius de 1997, un auto híbrido es aquel que usa más de una forma de propulsión, combinando un motor de combustión con uno eléctrico, que lo asiste o reemplaza en determinados momentos de la conducción. Sus principales beneficios serían una mayor eficiencia en el consumo de combustible, así como una baja emisión de CO2.

Aunque, para efectos de simpleza, nos gustaría tener sólo un par de tipologías híbridas, lo cierto es que los hay de varias configuraciones: enchufables, no enchufables, semihíbridos, microhíbridos, totalmente híbridos… Independientemente de estas diferenciaciones, lo importante ahora es conocer sus principales formas de funcionamiento.

¿Cómo funcionan los autos híbridos?

En relación a la forma de cómo se complementa el sistema eléctrico con el de combustión, podemos clasificar 4 tecnologías actualmente en uso:

Híbridos ligeros o Mild Hybrid (MHEV): Autos equipados con motor de combustión y adicionalmente un motor de arranque-generador con el que se almacena energía eléctrica en una batería para dar un impulso adicional en las aceleraciones y salidas. Los mild hybrids no ofrecen un modo 100% eléctrico y su impacto en los consumos es más bien leve.

Híbridos o Full Hybrids (HEV): el tipo más común de híbrido, siendo representado principalmente por Toyota. Mezclan un motor de combustión interna y otro eléctrico que lo complementa, produciendo la carga eléctrica por medio de la recuperación de la energía que se genera durante las frenadas o desaceleraciones. Las ruedas pueden ser impulsadas de tres maneras: por el motor de combustión, por el motor eléctrico (sólo a baja velocidad) o por ambas fuentes trabajando juntas.

Híbridos enchufables o Plug-in (PHEV): Los Plug-in combinan motores de combustión con eléctricos, y como dice su nombre, son híbridos que pueden enchufarse y recargar desde cualquier toma de corriente. Se podrían ubicar en medio entre híbridos convencionales y 100% eléctricos, ya que aunque tienen un motor convencional, también tienen baterías de mayor capacidad, pudiendo recorrer distancias más largas solo con energía eléctrica (alrededor de 50 a 60 km) y, por ende, entregar mejor rendimiento.

¿Conviene comprarse un híbrido?

Manejar un auto híbrido es, en sí, lo mismo que manejar cualquier auto con transmisión automática, obteniendo distintos rendimientos según el mix entre tamaños de motores y baterías, tipos de motores eléctricos, etc. Pero la panacea que las marcas ofrecen para optar por estos sistemas va principalmente por el lado del ahorro de consumo de combustible, cosa que en algunos casos es más notorio que en otros.

Otra ventaja de los autos híbridos respecto de los 100% eléctricos, es que producen notoriamente menos ansiedad respecto a encontrar puntos de carga, ya que pueden cargarse a través de su motor de combustión.

Entonces, ¿conviene comprarse un híbrido? Esta pregunta tendrá diferentes respuestas según las necesidades que cada consumidor tenga y el peso comparativo que pondrá a cada uno de ellas.

Ya vimos que los principales llamados de las marcas para optar por este tipo de automóviles es el menor consumo de combustible y de emisiones contaminantes. Respecto del segundo punto, puede que sea muy importante para mucha gente, incluso más que el ahorro potencial de combustible, pero para la mayoría, el factor económico es la principal razón para elegirlo. 

Incluso dentro de la sola variable de consumo, hay también muchos factores que, a su vez, influyen en la forma de calcularlo: cuántos kilómetros andamos en carretera vs ciudad, me gusta andar corriendo o ando más bien como una abuelita, mi lugar de recorrido es plano o vivo en la montaña, y sobre todo, cuántos kilómetros manejo por año. Por esto es que para nuestra comparación tomaremos las siguientes variables:

  • 1.500 kms de recorrido mensual, multiplicado por 2 años de uso, para 36.000 kms totales
  • Valor bencina promedio: $950
  • Tipo de consumo a considerar: promedio entre ciudad y carretera (50% cada uno)

Suzuki Swift 1.2 Plus MT vs Suzuki Swift 1.2 Hybrid

Suzuki es una de las últimas marcas en incorporar un modelo híbrido en el mercado y lo hace de la mano de una versión microhíbrida denominada 1.2 ISG con motor Dual jet y 87 Hp. Para esta versión, el sistema eléctrico SHVS de 12 volts existe principalmente para apoyar al motor cuando necesita mayor fuerza, además de trabajar como motor de arranque y asistencia al propulsor térmico al iniciar el recorrido, utilizando la misma transmisión mecánica de 5 velocidades del modelo de comparación: la versión “Plus” de 1.2 litros.

Dado el buen nivel de equipamiento pero, por otro lado, ofreciendo una caja manual de sólo 5 velocidades, el modelo más idóneo a usar para este análisis no corresponde al tope de línea, a diferencia de otros modelos de esta nota. La versión mecánica de 1.2 litros cuesta $11.990.000 (con bonos de la marca) vs los hasta ahora confirmados $13.490.000 del híbrido.

 

Swift 1.2 Plus

Swift Hybrid

Potencia total (HP)

82

87

Potencia total (Nm)

113

120

Consumo Urbano (km/l)

16,3

21,32

Consumo Carretera (km/l)

24

26,08

Consumo Mixto (km/l)

20,5

24,11

Precio versión (incluye bono)

$11.990.000

$13.490.000

Litros consumidos en 2 años

1.756,10

1.493,16

 

 

 

Para este caso, elegir entre uno u otro es bastante fácil, entendiendo que tienen igual equipamiento, potencia similar y misma caja mecánica. Sólo tendría lógica ir por el híbrido si las variables que pesan más van por el lado más ecológico, o a lo mejor, si su uso es netamente urbano, donde sí hay una diferencia mayor entre uno y otro.

Subaru XV 2.0i vs Subaru XV 2.0i Hybrid

El Subaru XV 2.0 tiene un precio de partir de los $20.590.000, pero dado que su versión híbrida es la tope de línea, el XV 2.0 “fósil” a comparar correspondería a la versión Dynamic EyeSight, con un valor de $23.390.000.

La versión híbrida del XV tiene un valor único de $28.790.000, diferenciándose del modelo de combustión únicamente por el sistema híbrido. En este caso, el motor eléctrico le daría un empuje extra al auto en condiciones de terreno más difíciles, pero para efectos de este estudio vamos a analizar sólo los valores relacionados a costos:

 

XV 2.0

XV Hybrid

Potencia total (HP)

154

164

Torque (Nm)

196

272

Consumo Urbano (km/l)

11,1

15,1

Consumo Carretera (km/l)

17

16,6

Consumo Mixto (km/l)

14,05

15,85

Precio versión

$23.390.000

$28.790.000

Litros consumidos en 2 años

2.562,3

2.271,3

 

 

 

Como vemos en este cuadro, el diferencial de precio de la versión híbrida sobre el 2.0 full es de $5.400.000 y el ahorro de combustible que este modelo produciría en un plazo de 2 años recorriendo 36.000 kms sería sólo de $276.435. Es decir, para justificar esta diferencia de valor, tendría que usar el auto por 39 años (si sólo lo elegí por esta razón).

Al menos desde un punto de vista excepcionalmente simplista, para este caso la diferencia de precio no parece ser muy justificada. Está claro que hay otros factores a incorporar para hacer de este cálculo algo más exacto, pero la proyección de rendimiento es el indicador más directo para hacer este rápido análisis.

Toyota Corolla 2.0 vs Toyota Corolla Híbrido

Siguiendo la tónica de este estudio, la versión a comparar con el modelo híbrido será la tope de línea del motor a combustión. Así, el Corolla 2.0 con transmisión CVT y motor a combustión en su versión full XEI tiene un precio de $15.990.000, bastante menos que su par híbrido que cuesta $21.490.000.

En este caso, las diferencias van algo más que sólo el tren motriz, agregando a la versión híbrida sensor de lluvia, techo de vidrio, climatizador bizona, asiento conductor con regulación eléctrica, control crucero adaptativo y Toyota Safety Sense. Este último incorpora luces altas automáticas, asistencia de frenado en colisión, mentención de carril, etc. Diría que todo este equipamiento extra vale al menos 3 millones de pesos.

 

Corolla 2.0

Corolla Híbrido

Potencia total (HP)

170

122

Potencia total (Nm)

200

142

Consumo Urbano (km/l)

12,5

33,1

Consumo Carretera (km/l)

19,9

18,3

Consumo Mixto (km/l)

16,4

21,8

Precio versión

$15.990.000

$21.490.000

Litros consumidos en 2 años

2.195,12

1.651,38

Costo total bencina en 2 años

$2.085.366

$1.568.807

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Analizando los números correspondientes al consumo, vemos que en dos años el Corolla híbrido consumió un 33% menos de combustible, significando un ahorro de $516.559.  En este caso, la diferencia de la inversión del modelo híbrido sobre el normal equivaldría aproximadamente a 21 años de uso.

Si viendo sólo el apartado del consumo y sin considerar el factor medioambiental, la diferencia de precios sigue siendo difícilmente justificable, la mayor potencia entregada y el abundante equipamiento adicional pueden razones suficientes para inclinarse por esta opción.

Volvo XC40 T4 vs Volvo XC40 T5 Recharge

Esta es la evaluación más complicada por lejos, principalmente por el hecho de que el híbrido de Volvo es enchufable, y la calidad de su rendimiento dependerá principalmente de qué nivel de carga de la batería tenga al minuto de manejarlo.

Dado que la versión Recharge ocupa una única versión de motor correspondiente a un 1.5 litros de cilindrada y sistemas de sobrealimentación con turbo, no queda otra que compararlo (o intentar hacerlo al menos) con la versión tope de línea denominada “Inscription” del XC40 bencinero 2.0.

Tanto su motor eléctrico como el de combustión pueden mover al Volvo XC40 en conjunto o por separado, ya sea para mejorar las prestaciones o para ser más eficiente. Este sistema se apoya en una compacta batería de litio de 10,7 kWh de capacidad, que le permite una autonomía eléctrica homologada de entre 47 y 56 kilómetros. Y es aquí donde comienzan las complicaciones para comparar ya que, a diferencia de los demás híbridos, al ser enchufable podremos mantener la batería cargada siempre y lograr el máximo rendimiento al andar el mayor tiempo posible en modo EV. 

En el modo “Pure”, el Volvo XC40 circula con energía eléctrica hasta que se agote (unos 45 kilómetros aunque es una medición teórica). Una vez acabada, tratará siempre de moverse el mayor tiempo posible con la electricidad que autogenera su sistema híbrido. Si el conductor tiene una demanda puntual de prestaciones, al pisar a fondo se activa también el motor de gasolina durante un breve periodo de tiempo.

 

XC40 T4 Inscription

T5 Recharge

Potencia total (HP)

190

257

Potencia total (Nm)

300

425

Consumo Urbano (km/l)

9,6

Entre 20 y 50, dependiendo de los periodos de carga

Consumo Carretera (km/l)

15,6

Consumo Mixto (km/l)

12,7

Precio versión

$31.990.000

$45.990.000

Litros consumidos en 2 años

2.834,65

Entre 1.800 y 720, dependiendo instancias de carga

Costo total bencina en 2 años

$2.692.913

Entre $1.710.000 y $684.000 aprox.

Por estas razones, los consumos hipotéticos de la versión híbrida son muy difíciles de estimar dada la gran cantidad de factores que influyen. Sí podemos estimar un rango, como lo hicimos en este cuadro, pero me parece un despropósito ahondar en las diferencias de los gastos entre uno y otro. Dicho lo anterior, la diferencia de valor entre la versión tope de línea bencinera y el único híbrido disponible es escandalosamente alta ($14.000.000) y me cuesta encontrar una razón de peso para justificar este 30% de diferencia.

Conclusiones

Con este ejercicio quisimos hacer un análisis bastante coloquial y ultra simplista que ilustre de alguna manera qué tan beneficioso es optar por versiones híbridas de modelos comunes y corrientes. Si nos guiamos solamente por diferencias en gastos de bencina y potenciales ahorros por usar sistemas eléctricos (a excepción de las versiones enchufables), vemos que es bastante irracional ir por estas opciones. Pero como dijimos en un principio, sabemos que la conciencia ecológica por una parte, y la novedad de la tecnología vende por sí solo. 

Es inevitable un futuro dominado por la electromovilidad y así lo han querido demostrar ya varias marcas que se han impuesto plazos para dejar de fabricar autos con motores a combustión. Tarde o temprano vamos a terminar todos metidos en este baile, sólo que a los que se están metiendo ahora les está saliendo más caro. Lo que necesitamos, y eso queda claro, es incentivos reales a su compra, ya sea en bonos directos o reducción de impuestos en la compra, como beneficios exclusivos a su uso, por ejemplo, no pagar TAG o poder ingresar a ciertos sectores limitados. Sin eso, seguiremos metidos en el electro limbo.

Pedro Peñafiel recomienda

Cuéntanos que opinas