Novedades

SSC Tuatara 2020 empieza a ver la luz al final de la linea de ensamblaje

Ha pasado casi una decada desde que SSC se puso manos a la obra con el sucesor del Ultimate Aero, el que fue por un tiempo el auto más rápido del mundo. Finalmente, el Tuatara está listo para rodar.

SSC Tuatara 2020 empieza a ver la luz al final de la linea de ensamblaje

La primera vez que escribí sobre el SSC Tuatara, fue cuando aún ni siquiera tenía ese nombre. Corría el año 2011 y para entonces solo le conocíamos como el Ultimate Aero II. Desde entonces ha pasado un buen tiempo. Incluso, su matriz, SSC, se llamaba Shelby SuperCars como tal, a pesar de que no hay conexión alguna con el trabajo de Carroll Shelby.

El año pasado, volvimos a escuchar del Tuatara y fue agradable saber que, tras casi 10 años, el proyecto no se había desmantelado. Con el pasto de Pebble Beach haciendo de alfombra roja, el modelo de preproducción fue el anuncio que los fanáticos estaban esperando. 

Hoy, la planta de Richland en Washington ya comienza a ensamblar el resto de los Tuatara y el ejemplar de color negro, propiedad de Larry Caplin y su organización CF Charities, es el primero de 100 unidades. El modelo fue presentado el viernes pasado en el Auto Show de Filadelfia.

Proyecto Exceed

El Tuatara, antes de ser el Tuatara, era solo el antojo de volver a tener el récord de velocidad, obtenido con el Ultimate Aero en el 2007 (413 km/h) y que les fue arrebatado por Bugatti el 2010. Para ir tras los pesos pesados, Jerod Shelby, CEO de SSC, se fue de cacería, a por las mejores mentes de la industria.

Su diseño, es obra del ex-Pininfarina, Jason Castriota, quien no solo tenía la misión de hacerlo atractivo, sino que de buscar aerodinámica y eficiencia térmica. La tarea fue lograda con un coeficiente de arrastre de 0,279 y un balance aerodinámico que permite que el auto sea tan estable a altas velocidades, como lo es en uso urbano.

La estructura del Tuatara es pura fibra de carbono, tanto para los paneles como para la estructura monococo que sustenta todas las subestructuras. Es lo suficientemente bella como para dejarla al descubierto en ciertas áreas, como también es muy segura y durable, para aguantar los peores impactos. 

El Tuatara es impulsado por un poderoso motor, fabricado desde cero por Nelson Racing Engines, incluyendo un exclusivo diseño para la admisión, hasta el cigüeñal plano. Este V8 de 5,9 litros ayudado por dos turbocompresores, alcanza 1.350 Hp con combustible de 91 octanos y 1.750 Hp con Etanol. Para manejar esa potencia, encontramos una transmisión CIMA de 7 velocidades con un sistema secuencial automatizado que permite cambios bajo los 100 milisegundos.

La suspensión, la configuración de la transmisión y los alerones, son activos y se pueden ajustar según tres modos; Sport, Track y Front Lift, para sortear lomos de toro o accesos empinados. Y claro, todo esto mientras vas muy cómodo en un interior donde predominan las pantallas y los materiales de altísima calidad. Telemetría, conectividad, música, diagnostico, lo que quieras, todo a unos clicks de distancia. Y porque claro, pensaron en todo, las puertas se abren al toque de un botón y podrás subirte hasta con un casco puesto, sin tocar el techo.

¿El precio? Para que preguntarlo... 

2020 SSC Tuatara

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos