Vende tu auto
Test drive

Probamos la Great Wall Poer 2021

Tuvimos por una semana a la Great Wall Poer, una camioneta que hace bastante se esperaba y que rápidamente se coloca como la camioneta más referencial del origen, por sus prestaciones, calidad y precio.

Probamos la Great Wall Poer 2021

La llegada de Maxus con la T60, JAC con la T8 y Changan con su esperada Hunter, estaban amenazando el espacio de las Wingle y siendo alternativas interesantes a un valor asequible. Pero hasta entonces, ninguna camioneta, creo en lo personal, está cumpliendo con una propuesta completa. La Maxus se percibe áspera, la T8 se sabe muy competente dinámicamente a expensas de un diseño poco atractivo y un interior algo anticuado. Y Changan, aunque entregó una sólida propuesta, de igual modo no termina de convencer, por cosas que tienen que ver con su equipamiento o configuración.

Hasta que llegó la Poer, la cual después de tenerla durante una semana, se transformó en mi preferida y en la que más yo recomendaría, por distintas razones.

Dimensiones

  • Largo: 5,36 metros
  • Ancho: 1,98 metros
  • Alto: 1,88 metros
  • Distancia entre ejes: 3,23 metros
  • Despeje: 227 mm
  • Capacidad de carga: 1.050 kilos (incluyendo pasajeros) / 1,25 m3
  • Capacidad de remolque: 3.500 kilos (remolque con frenos)

Definitivamente, la Poer, aunque no lo parece, por su estilizado diseño, es más grande que la Hunter y la JAC T8. Incluso, la pone por encima de la Nissan Navara en largo y en general, por sobre la Mitsubishi L200. Solo se queda corta en despeje, superior a sus rivales chinas, pero no le alcanza para los 255 mm de la Navara. Y con generosos 3,23 metros entre ejes, el espacio se aprovecha formidablemente en el habitáculo, ofreciendo excelente espacio para todos los ocupantes.

Y con respecto a la carga, si bien el cajón es bastante similar al de sus rivales, puede cargar 1.050 kilos sin problemas, lo que también la aventaja. Tiene cuatro ganchos de amarre y está revestida con un polímero sintético. El portalón, eso sí, es pesadito.

Diseño

Esta apreciación es muy subjetiva, pero a mí me encantó la Poer. Primero, no trata de ser la camioneta "picada a americana" ni super agresiva. Sabemos que hay una versión con carrocería bitono, pasos de rueda más anchos y una gran parrilla cromada, pero esta versión al menos, luce muy original y diferente, por su silueta suave, minimalista y que exhibe un frontal muy integrado, con parrilla sin marco, focos más pequeños y un parachoques menos prominente, salvo por las aplicaciones plásticas. Incluso, las pisaderas, son un gran detalle, porque están integradas al diseño de las puertas, lo que no las hace ver como un accesorio, manteniendo su funcionalidad y sin penalizar el ángulo ventral. Entonces, mantiene un perfil utilitario, pero elegante y bien resuelto.

El logo en la parrilla (con trama tipo telaraña) parece un pequeño "Turbo" o el ícono de Google Maps. Es raro que Great Wall no haya querido usar su propio logo, pero quizás como la Poer es un modelo más avanzado y con miras a la exportación, decidieron usar un logo nuevo que la desmarque de los productos de Great Wall (Wingle). Esto no es nuevo y se vio por mucho tiempo durante los ochenta y noventa en fabricantes coreanos o japoneses, quienes cuando desarrollaban un auto muy bueno, tenían miedo de usar sus insignias, por creer que esto les podía jugar en contra. Luego cuando sus marcas ya ganaban prestigio y reconocimiento, estas insignias "únicas" se fueron descontinuando.

Lo otro... el nombre "Poer" ha sido cuestionado porque emula la palabra "Power" (Poder) mal escrita. En otros mercados se le conoce como Pao o P-Series. Hasta yo mismo he bromeado con la frase "por el Poer de Grayskull" de He-Man, pero parece que el nombre, por lo raro, ha pegado.

Probablemente lo que menos me gustó fue el tamaño de las llantas, de 17" que llenan poco los pasos de rueda. Sería lo primero que le cambiaría a la Poer.

Interior

Lo normal, lo propio en una camioneta de trabajo, es encontrarse con un interior que apele más a lo funcional. Esto significa que el diseño va a ser más convencional y los materiales, mucho más durables que elegantes. Sin embargo, los fabricantes chinos y otros fabricantes que están ofreciendo camionetas más equipadas (Ford Ranger, Volkswagen Amarok, Chevrolet Colorado) están apretando a las generalistas en ese aspecto, al ofrecer más tecnología, más confort y mejores terminaciones, sin dejar de lado lo utilitario. Es cosa de ver como la Changan Hunter toma bastante del Peugeot 3008 en su lenguaje de diseño; para que hablar de Mercedes-Benz con la extinta Clase X.

Y aquí, la Poer sencillamente se lleva el premio, con una presentación impecable en cuanto a diseño y calidad percibida. Hace ver a la Nissan Navara o a la Toyota Hilux como modelos realmente obsoletos. Si, hay plásticos duros, pero combinados con polímeros suaves en las puertas y en la consola, un volante de cuero multifuncional, que con sus cuatro brazos, parece estar inspirado en el diseño de los volantes de Chevrolet o Jeep. También hay superficies rugosas y gomosas, plásticos con texturas novedosas pespuntes, grata insonorización, botoneras modernas (como las del climatizador, inclinadas) y comandos legibles. Hasta el sistema multimedia de fábrica (en pantalla de 8") luce moderno y lo mejor, es que tiene Apple CarPlay y Android Auto; ¿ven que no costaba tanto?

Equipamiento y seguridad

Nuestra versión se denomina Deluxe y es la más equipada. Sorprende por varios elementos que no son propios en camionetas de este valor. Muchas de estas cosas las terminamos encontrando en camionetas que se empinan por sobre los 20 millones de pesos:

  • Luces de encendido automático con función cornering y follow me home
  • Neblineros delanteros
  • Espejos con plegado eléctrico
  • Sensor de lluvia
  • Acceso Keyless, con botón de encendido en el interior y encendido remoto en la llave
  • Climatizador
  • Sistema multimedia con pantalla táctil de 9" con soporte para Apple CarPlay/Android Auto, Bluetooth y USB (2)
  • Puerto USB extra en espejo retrovisor (probablemente para montar cámaras de grabación)
  • 6 parlantes
  • Volante y tapiz de los asientos en ecocuero
  • Asientos delanteros calefaccionados y con reglaje eléctrico para el conductor
  • Espejo central fotosensible
  • Cuatro Airbags
  • Cámara de retroceso en HD
  • Cámara de giro para ángulo distante (lado derecho, para frontal y retroceso)
  • Aviso de cinturón desabrochado para copiloto

Todos los modelos vienen con frenos de disco en las cuatro ruedas, ABS, EBD, ISOFIX, control de descenso, asistente de partida en pendiente, control de tracción y estabilidad, TPMS, pack eléctrico completo, aire acondicionado, volante multifunción (audio/crucero) y capot con tirante telescópico.

Plazas traseras

Uno de los mejores atributos de la Poer son sus plazas traseras. Esto es porque la banca va un poco más abajo y permite una buena altura, pero el respaldo es ligeramente abutacado en sus costados y además está un poco inclinado, lo que ayuda a tener una postura mucho más agradable, al lado de otras camionetas donde hay que ir más encorvado o más recto, porque no hay mucho espacio para la cabeza o porque el respaldo es muy vertical.

El pasajero del centro tiene cojines un poco más prominentes, pero son suaves. Y como el espacio para los pies es abundante, aunque vaya un poco con las piernas abiertas, permite que vayan tres personas muy cómodas. Hay varias manillas para agarrarse y estas tienen un tacto ligeramente engomado, lo que también aporta al confort.

Motor y manejo

La Great Wall Poer es motivada por un motor turbodiésel de dos litros con inyección Common Rail y turbo de geometría variable. Desarrolla 161 Hp y 400 Nm de torque y al menos, en estas versiones de diseño más simple, viene con una caja manual de seis velocidades. La Poer automática, viene más equipada y está próxima a lanzarse. El consumo homologado de este motor va entre los 8,9 y 11,5 km/l (ciudad/carretera)

El sistema de tracción es proporcionado por Borg Warner y presenta un selector electrónico iluminado, para cambiar entre 2H, 4H automático y 4L.

Sobre la suspensión, encuentro que esta equilibrada y que no se percibe excesivamente flotante para como son estas camionetas. Incluso con el cajón descargado, las ballestas de atrás hacen bien su trabajo. El despeje de 227 mm es suficiente para su uso regular, pero si la quieres para jeepear o hacer otras actividades, quizás quieras cotizar un juego de suspensiones que mejoren su altura. Lo que si se siente realmente bien es la dirección, porque es hidráulica, lo que la hace muy fiel a los movimientos del volante. Lo mismo los frenos, muchos dicen que no es tan necesario tener discos en el eje trasero, pero ayudan a que la camioneta no cabecee y en trabajo duro, a que disipen mejor el calor.

El motor, a pesar de que es un propulsor muy potente y de abundante torque para su tamaño, tiene dos problemas. El primero es el "hoyo negro" que se genera bajo las 1.500 RPM, donde no hay torque en lo absoluto. Recomiendo siempre estirar las marchas más arriba para que al pasar el cambio, la caída en revoluciones no te pille en ese margen y se te atore la Poer. Pero cuando vas a buen ritmo, el motor recupera bien y tiene una sensación muy marcada de potencia cuando destapa el turbo, por sobre las 2.000 RPM. Incluso, tiene buenas reservas de torque en marchas más altas, pero como digo, siempre que te mantengas en la meseta de torque o por sobre las 2.000 RPM.

El segundo problema, es el consumo, un mal endémico de prácticamente todos los motores turbo de origen chino. Aquí, se ve muy superada por la Mitsubishi L200, la Nissan Navara y marginalmente por la Changan Hunter, como para que tengas referencia.

Con la tracción no tuvimos problema alguno, la camioneta se mueve muy bien y el modo 4L maximiza todo el "Poer" de su motor, aunque con bloqueo del diferencial trasero o neumáticos A/T, realmente sería muy capaz.

Conclusiones

Fuera de lo que es el turbo lag y el consumo de este motor, la Poer realmente destaca en todos sus atributos, en especial si consideramos que está a un precio bastante razonable, versus camionetas más consagradas que en sus modelos base o intermedios, no ofrecen nada o muy poquito de lo que tiene la Poer. 

Además hay que considerar su diseño moderno y sus terminaciones, lo que le da un valor agregado que se agradece. Y si le sumamos su habitabilidad y equipamiento, se transforma en una excelente opción como vehículo familiar.

Probablemente, la Poer, por su tren motriz, su calidad constructiva y detalles, como producto completo, es hoy, la mejor camioneta de origen chino y una gran opción de valor para quienes la Navara y la L200 ya se arrancaron mucho con el precio. Completamente recomendada, no me pagan por decirlo y por lo mismo, fue muy grato saber que la camioneta estaba a la altura de las expectativas que generaba. 

Probamos la nueva Great Wall Poer 2021

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas