Vende tu auto
Test drive

Probamos el KIA K5 GT 2021

Con una silueta tipo fastback y un potente motor 2.5 litros turbo bajo el capot, el K5 abandona el enfoque discreto y familiar de su predecesor, el Optima.

Probamos el KIA K5 GT 2021

El KIA K5 es la nueva apuesta de la firma coreana en el segmento de los sedanes medianos, esto entonces, significa que el Optima deja de existir.

Hoy, los sedanes van de bajada. Con la excepción de los modelos de tres cuerpos que se ubican en segmentos más económicos (Versa, Onix, Rio), hacia arriba, sucede lo mismo que en otros lados: por precio, es más "conveniente" un SUV para los compradores y es lo que explica el boom de autos como Sportage, CR-V o RAV4.

El K5 entonces, es algo así como un último intento por parte de KIA en el segmento de los sedanes medianos. A diferencia del Optima, el estilo es mucho más arriesgado y agresivo, mientras que, del lado de las prestaciones, también las credenciales están mucho más enfocadas en la deportividad.

KIA K5 2021: Motor y especificaciones

Para esta nueva entrega, el K5 estrena plataforma que es más larga, ancha y baja, algo que se nota en las proporciones, que son bastante más agresivas y deportivas. Las versiones de entrada emplean el versátil motor de 1.6 litros turbo con 180 hp y 264 Nm de torque asociado a una caja automática de 8 velocidades. Mientras que el K5 GT, que fue la versión que manejamos emplea el nuevo 2.5 litros turbo de 290 hp y 422 Nm de torque, potencia gestionada por una nueva caja automática de doble embrague y ocho velocidades. Como todos los modelos del segmento (salvo por el Subaru Legacy), emplea tracción delantera.

La suspensión es de geometría McPherson para el eje delantero y multilink para el trasero.

Dimensiones:

  • Largo: 4.904 mm
  • Ancho: 1.859 mm
  • Alto: 1.445 mm
  • Distancia entre ejes: 2.849 mm
  • Maletero: 453 litros

KIA K5 2021: Diseño

El K5 recurre al ya muy de moda recurso de una silueta tipo fastback (o coupé), algo que vimos por primera vez en una marca generalista con el Passat CC (aunque ese auto tenía un posicionamiento y netamente premium) y más recientemente, con el Honda Accord.

En un intento por rejuvenecer a los sedanes, los fabricantes están aprovechando ese recurso y la verdad es que, más allá de la necedad de nombrarlos como coupés de cuatro puertas, porque son sedanes, el resultado es muy agradable a la vista.

El KIA K5 luce atractivo y muy deportivo, la parrilla Tiger Nose está presente, pero es tan delgada y alargada, al grado que pasa por debajo de los grupos ópticos frontales, con lo cual, sus trazos característicos se diluyen un poco.

Los focos son delgados y cuentan con una firma luminosa de LED en forma de Z muy dramática y que definitivamente no se va a confundir con ninguna otra en la calle.

Las llantas son de 19” y en el poste A, nace una moldura cromada que pasa por encima de la superficie acristalada y se va engrosando conforme baja en el poste C, para rodear por debajo de una aplicación al filo del medallón y conectarse con el otro lado del vehículo. Es un elemento muy bien logrado.

El techo, en color negro, en conjunto con el parabrisas y el medallón posterior, generan un efecto de continuidad muy alargado, que practicamente emula la sensación de un gran techo panorámico de una sola pieza que recorre toda la cabina.

Por último, en la zaga, son protagonistas las luces LED que recorren de lado a lado el maletero, así como unas salidas de escape dobles, que fortalecen la apariencia deportiva.

Kia K5 2021: Interior y equipamiento

Puertas adentro, el K5 guarda mucha similitud con la recién presentada KIA Sorento 2021 con esa disposición de pantalla central táctil de 10.25” pegada al clúster de instrumentos, que para mi sorpresa no fue digital, sino un tradicional arreglo de relojes análogos.

Evidentemente, hay compatibilidad con Apple Carplay y Android Auto, así como otros elementos de equipamiento muy bien recibidos como el climatizador de doble zona, cargador inalámbrico para teléfonos móviles y asientos con sistema de calefacción y enfriamiento.

Visualmente, el interior es atractivo y bastante más sobrio si lo comparamos con el exterior. La calidad de materiales y ensamble es muy buena, por supuesto destacan los asientos deportivos forrados en cuero con insertos en color rojo que le dan una apariencia muy atractiva.

Pese a que la silueta es muy tendida hacia el pilar C, el espacio en las plazas traseras es muy bueno, tanto para la cabeza, como de rodillas. Adultos de talla grande pueden viajar perfectamente.

KIA K5 2021: Manejo

Tras el volante, lo primero que destaca es la contundente aceleración que produce el nuevo 2.5 turbo en combinación con la rapidísima transmisión de doble embrague. Éste motor, es justamente el que yo esperaba ver en la Sorento SX y vaya que no decepciona.

Entrega todo el torque desde muy abajo, desde las 1.650 vueltas para ser precisos, con lo cual prácticamente no se percibe turbo lag alguno, y si a eso le sumamos una transmisión muy rápida y refinada, la capacidad de respuesta está más que garantizada.

El K5 GT es rápido y aunque la cifra de torque enviada al tren delantero no es menor, no sentí torque steer en absoluto, lo que habla de un bastidor bien afinado.

Quiero resaltar que la transmisión hace un trabajo excelente en situaciones de baja velocidad, una mejora sustancial en ese sentido con respecto de otras cajas DCT que había manejado en otros KIA. Pero también es muy rápida y efectiva cuando se trata de encontrar la relación adecuada para aprovechar todo el par del motor.

La calidad de marcha es buena, aunque el interior podría ser algo más silencioso y queda claro que al menos en la versión GT, el K5 tiene una orientación deportiva, ya que el ajuste de la suspensión es bastante firme, sin llegar a ser muy cansador, pero lo es, en comparación de otros competidores de la categoría.

Por su parte, la dirección también es rápida y firme, mientras que la nota del escape es ronca, otros dos factores que nuevamente nos confirman la intención deportiva del K5 GT.

KIA K5 2021: Conclusión

Con el tamaño que representa en nuestro mercado el segmento de los sedanes medianos, cada vez hace menos sentido tener presencia, y esa, es una conclusión a la que ya han llegado muchas marcas que historicamente tenian presencia en este segmento y de los que ya no se ven autos en la calle, como el Ford Fusion, el Hyundai Sonata, el Honda Accord, el Subaru Legacy o el Toyota Camry. El unico sobreviviente del segmento es practicamente el Mazda 6 y si miramos algo más arriba, el Peugeot 508, pero con menores ventas.

Aun así, el KIA K5 es una propuesta muy fresca y atractiva, que debiera poder llamar la atención de aquellos compradores que empiecen a ver un concepto demasiado genérico y estandarizado en las SUV.

Esperemos entonces que la marca mantenga esa estrategia agresiva, con productos diferentes, cada vez más audaces y finalmente confirme su lanzamiento.

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas