Vende tu auto
Test drive

Probando la Jeep Grand Cherokee L 2022

Ya sea por lujo, equipamiento o desempeño, el nuevo SUV va a superar tus expectativas

Probando la Jeep Grand Cherokee L 2022

Desde hace casi 10 años que esperábamos una renovación profunda del Jeep Grand Cherokee, sin duda, el más importante de los modelos de la marca americana por volumen de ventas, quizás no por imagen, donde el Wrangler se lo come. Y la quinta generación aterrizó finalmente a inicios de este 2021.

El modelo es completamente nuevo, desde la plataforma, hasta sus dimensiones y capacidades. Y, además, Jeep se animó a desarrollar su nuevo Grand Cherokee con la intención de competir frontalmente en la parte alta del mercado, contra modelos claramente premium, como el Audi Q7, el BMW X5, el Mercedes-Benz GLE y el Volvo XC90. 

Sólo para complementar este prólogo, te cuento que el nuevo Grand Cherokee L ya está en Chile. Lo pudimos ver escondido durante el lanzamiento de la nueva RAM 1000, y desde la marca nos confirman que está en proceso de homologación, y que será lanzado oficialmente en marzo de 2022. Por lo mismo, aprovechando su presentación en México, les pedimos a nuestro equipo de Autocosmos n ese país que nos diera su impresión, y esto es lo que nos cuentan.

El modelo visto en Chile.

¿Qué significa esa L?

Lo primero que debemos aclarar es la incorporación de esa L al final del nombre, aunque no hay mucha ciencia: se trata de la versión “Larga”, ya que, por primera vez, la Grand Cherokee ofrece tres corridas de asientos.

Resulta hasta raro que no hubiera sucedido antes, ya que hasta el 70% de las ventas en la categoría son modelos de 7 asientos, y francamente, con sus 5.205 mm de largo (en promedio 200 mm más que las alemanas), el espacio tanto de la última banca como de carga es excelente.

Me subí en la tercera fila y el espacio tanto de cabeza como para rodillas es bueno, la única queja es que tuve que flexionar un poco más de lo ideal las piernas, pero créeme cuando te digo que dos adultos de talla media podrán viajar distancias medias sin ningún problema.

Si eres un cliente más tradicional de la Grand Cherokee, no te agobies, a futuro habrá una variante corta (300 mm menos, aproximadamente), que está a punto de presentarse en Estados Unidos y llegará a nuestro mercado hacia fines del año que viene.

Todo el lujo y equipamiento que podrías imaginar

En México probamos la versión Summit o tope de gama, y eso significa que incorpora todo el equipamiento que podrías imaginar, y francamente no se me ocurren que le podría hacer falta.

El interior está a la altura de lo mejor que hay en el mercado, madera natural de poro abierto, insertos metálicos, forro de asientos en cuero napa, con combinación de costuras en los costados y perforado al centro, cielo en alcántara. Vaya, la atmósfera es de primer nivel.

En cuanto al equipamiento, tiene absolutamente todo: climatizador automático de 4 zonas, asientos con calefacción y enfriamiento en la primera y segunda fila de asientos, así como programa de masajes para conductor y pasajero.

Volante con calefacción, cargador inalámbrico, techo panorámico, y la cereza del pastel es un impresionante sistema de audio firmado por McIntosh con 18 parlantes más subwoofer, que reproduce al nivel de lo más destacado.

No podemos dejar de mencionar el tema de la conectividad, la pantalla central con Uconnect es de 10,1 pulgadas y se complementa con el marcador digital y el head-up display a color. Hay compatibilidad inalámbrica con IOS y Android por supuesto.

Impecable manejo y un viejo conocido bajo el capó

La renovada Grand Cherokee L se beneficia de la plataforma Giorgio, misma que utiliza la Alfa Romeo Stelvio, y si eres frecuente lector de Autocosmos, sabrás que en nuestra opinión, la versión Quadrifoglio es una bestia con un manejo preciso y gratificante.

Pero regresando a la Grand Cherokee, va muy bien plantada pese a su tamaño y peso, lo que transmite muchísima confianza para ir a ritmos en verdad altos. Controla perfectamente los balanceos de la carrocería al caer en las irregularidades del camino, y la calidad de marcha es en verdad destacada.

En cuanto al refinamiento, es muy bueno, cero filtraciones de vibraciones o ruidos del trabajo mecánico, a menos que aceleres a fondo para deleitarte con el sonido del motor. En cuanto al aislamiento de ruidos de rodamiento y viento, es muy bueno también, aunque en altas velocidades si hay algo más de filtración de la que vas a encontrar en alguno de sus competidores alemanes.

La suspensión neumática regula la altura en función de los diferentes programas de conducción, siendo sport el más bajo y off road, el más elevado. Puede variar la altura hasta en 10 cm. No encontré manera de variar la rigidez de los amortiguadores, sentí que sin importar si rueda en modo Auto o Sport, es igual en ese sentido. El ajuste es firme, y aunque hay algo de sacrificio en términos de comodidad en caminos en mal estado, yo lo prefiero así, ya que no flota nada al conducir en autopista.

Bajo el capó tenemos el veterano, pero todavía vigente V8 HEMI de 5.7 litros, con su potencia de 357 Hp, mientras que el torque es de 529 Nm que son gestionadas por una transmisión automática de ocho velocidades. Evidentemente cuenta con sistema de tracción 4WD con caja reductora, al final es un Jeep y por lo tanto las capacidades 4x4 están garantizadas.

Por lo menos a nivel del mar, la respuesta es excelente, y para gozo de los entusiastas, las aceleraciones vienen acompañadas de ese adictivo rugido que solo los ocho cilindros de Detroit saben emitir. Por su parte, la transmisión como ya sabemos trabaja perfecto, las transiciones son suaves e imperceptibles y siempre encuentra la relación adecuada para extraer de mejor manera la potencia de la planta de poder.

Imaginamos que a Chile llegarán también versiones V6 3.6 litros Pentastar con 290 Hp, asociado a una caja automática de 8.

Completo equipo de seguridad

Airbags, ABS, ESP, cámara de 360° son parte de la receta, pero además cuenta con las famosas asistencias a la conducción tales como frenado automático de emergencia, control de crucero adaptativo y asistente de mantenimiento de carril.

Uno de los detalles que más llamó mi atención fue la presencia del sistema de visión nocturna, muy útil para detectar peatones y ciclistas, y que aún a plena luz del día resulta muy útil a decir verdad.

Conclusión

No queda duda que Jeep pensó a lo grande cuando rediseñó uno de sus productos más importantes, pero lo mejor es que la ejecución resultó brillante. El Grand Cherokee L no deja de ser un SUV con excelentes capacidades off road, pero en donde en verdad se destaca es en cuanto a la atmósfera de lujo, equipamiento y manejo on road que es capaz de entregar.

Inicialmente su precio podría impactar, sobre todo si vemos el posicionamiento de sus rivales alemanes, pero al revisar detenidamente la inmensa lista de equipamiento, vemos que el exponente de Jeep queda muy bien parado.

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas