Test drive

Probamos la Audi Q3 2020

Recién lanzado en Chile, probamos el SUV compacto de la firma alemana, que mejora en todos los aspectos.

Probamos la Audi Q3 2020

La denominación Q en Audi nace en la primera década del siglo 21 con el Q7, y nos hace referencia a que se trata de un crossover. Pronto Audi se dio cuenta de el mercado de SUV era muy grande, y se concentró en ampliar su gama y hoy tenemos Q2, Q3, Q5, Q7 y Q8.
El primer Q3 (8U) la conocimos en el 2011. Se fabrico utilizando la plataforma del Golf V y se hizo fuera de Alemania, en España y también en la India, China y Brasil, hasta que fue reemplazado en 2018.

La nueva generación de Q3 (F3) se presento en el marco del Salón de París en en el ultimo tercio del 2018 y la manejamos en Alemania. A diferencia de su antecesora, la nueva generación se fabrica en Hungría y en China, y está desarrollada sobre la una derivación de la plataforma MQB (Modularer Querbaukasten).

Está fabricado sobre la una derivación de la plataforma MQB (Modularer Querbaukasten)

El nuevo diseño

Uno de los puntos fuertes del nuevo Q3 es que gracias a la mencionada plataforma, las medidas generales aumentaron en todas sus cotas exepto en una, la altura, ya que ahora el Q3 es 5 mm más bajo que la generación anterior (1.5858 mm).

Mide 4.485 mm de largo (+97 mm) y 1.849 mm de ancho (+18 mm), y tiene una distancia entre ejes de 2.681 mm (+78 mm).

La capacidad del maletero también creció, va desde los 530 a los 1.525 litros, ya sea con la segunda fila de asiento funcional o completamente abatida. Y un detalle que no se nota a simple vista, pero que se agradece cuando se trata de meter objetos pesados al área de carga: la boca de carga tiene el umbral más bajo. 

A simple vista, esta segunda generación luce más agresiva y deportiva que su predecesora. Destaca la parrilla octagonal con marco bastante grueso, muy en sintonía con el estilo de sus hermanos mayores, los Q7 y Q8, y las luces frontales separadas por completo, así como un parachoques rediseñado.

Si bien no hay un cambio radical en el diseño, los trazos son en general más marcados, particularmente la línea de hombros que nace en los focos frontales, pasa por los pasos de rueda, cae un poco en las puertas y vuelve a elevarse hacia la parte de atrás, lo que genera un efecto de robustez.

Por su parte, las luces diurnas de LED tienen un diseño que asemeja a una flecha y ese mismo patrón se vuelve intermitente y cambia a color ámbar al accionar los intermitentes o el hazard.

La motorización y demás especificaciones

Motor de cuatro cilindros de 1.4 litros que eroga 150 Hp entre las 5,000 a 6,000 rpm 

Nuestra versión de prueba es la 35 TFSI S Tronic, que monta un cuatro cilindros de 1.4 litros TFSI (Turbo de inyección Estratificada) que nos entrega una potencia de 150 Hp entre las 5.000 y 6.000 rpm, el torque es de 250 Nm en el rango comprendido entre las 1.500 a las 3.000 “vueltas”.

La transmisión es robotizada de doble embrague denominada S Tronic de seis cambios que envía la fuerza de tracción al eje delantero unicamente. La marca indica con este paquete, el Audi Q3 ofrece una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y una velocidad máxima de 211 km/h.

El esquema de suspensión es McPherson en el eje delantero y multibrazo en el eje trasero, lo que garantiza un buen aplomo.

Audi ofrecerá también una versión deportiva 40 TFSI Sport, equipado con un motor 2.0 turbo, con 180 Hp y 320 Nm de par, asociado a una caja de siete marchas y al sistema de tracción total quattro.

Infoentretenimiento

Puertas adentro nos encontramos con el ya célebre Virtual Cockpit, que no es otra cosa que una pantalla de 10 pulgadas en donde se grafican los instrumentos básicos del vehículo. La proyección simula un par de diales circulares analógicos para el velocimetro y el tacómetro, así como las demás informaciones vitales como el nivel de combustible. Al ser todo una proyección virtual, el usuario tiene un amplio espectro de opciones y puede configurarlo a su gusto, con visualizaciones que destaquen, por ejemplo, las instrucciones del navegador al centro del cuadro de instrumentos.

Al centro del tablero nos encontramos otra pantalla de accionamiento táctil de 8,8 pulgadas, denominada rimbombantemente por la marca de los cuatro aros como MMI Plus – Multi Media Interface-, desde aquí se pueden controlar básicamente todas las funciones del sistema, desde la selección musical hasta la elección de alguno de los cinco modos de manejo. Cuenta con conexión a Apple CarPlay y Android Auto.

Uno de los detalles más plausibles de la Q3 son los atrevidos apliques de alcántara en el tablero y los paneles de las puertas -en este caso en un tono armónico con la carrocería-, y ya que hablamos de detalles, no podemos olvidar que la iluminación interior puede variar en una paleta de más de 25 tonalidades, que van desde el morado “antro” hasta el virginal blanco.

Manejo

Como siempre, la mejor parte. Y empecemos haciendo aritmética: tenemos un vehículo de un poco más de tonelada y media y un propulsor pequeño de 150 caballos, el resultado nos indica que la potencia es justa pero suficiente, con la salvedad de que dicho motor está asistido con un turbocompresor y con la ventaja de tener una caja robotizada que normalmente son rápidas en su funcionamiento.

En circunstancias de ciudad cumple favorablemente. Las aceleraciones entre semáforo y semáforo a velocidades legales es completamente cumplidora, el trabajo de la caja es suave y prácticamente imperceptible, y algo que llama la atención, es que esta versión porta llantas de 18 pulgadas con perfil de llantas 55, lo que hace que el manejo sea mucho mas suave y confortable, hecho que se agradece cuando se circula sobre superficies irregulares, y al tener una llanta mucho más alta que el promedio de las SUV de Audi, el peligro de romperla en un bache es un poco menor aunque no debes confiarte.

Cuando probamos el vehículo en carretera tampoco nos defraudó. Puede llegar a superar los 200 km/h si se le tiene paciencia. El desagradable turbolag solo está presente en situaciones específicas, por ejemplo, si uno quiere hacer una maniobra de rebase, pero previamente se tuvo que frenar súbitamente y nos obliga a reducir mucho la velocidad. Entonces, al momento de acelerar para proceder al adelantar, no hay una completa presion del turbo y ese “lag” angustiante nos acompaña por un par de segundos.

Me gusta mucho el tarado de la suspensión, muy de Audi. Es relativamente firme como para brindar un buen aplomo cuando se circula por curvas o a cierta velocidad mayor a la normal. Si bien el centro de gravedad está más alto que en un auto, no se percibe mucho rolido de carrocería y el Q3 se siente aplomado. Pero también es suave en malos caminos, con capacidad de amortuguar bastante bien. Se nota que es un auto premium en esto.

La calidad de ensamble es muy buena, se siente un vehículo robusto y bien hecho, con una insonorización del habitáculo muy bien lograda, y en general dan ganas de hacer muchos kilómetros arriba de él. No hay queja del desempeño y de un buen aplomo en el camino, pero aclaremos que no es un vehículo de reacciones rapidas. La dirección es alto lenta aunque es perfecta para su uso en ciudad.

Conclusión

Es un producto bien hecho, con un buen diseño y buen comportamiento. Mejoró la habitabilidad y capacidad de carga, y dotó a todas las versiones de un amplio nivel de equipamiento, que puedes revisar en nuestro catálogo.

El problema es el precio, desde $28.990.000 para la versión de entrada, con tracción simple y sólo 150 Hp de potencia. A favor, hay contenido, calidad constructiva y una buena mecánica.

Alejandro Konstantonis recomienda

Cuéntanos que opinas