Vende tu auto
Test drive

Probamos la Subaru XV Hybrid 2021

Nos volvemos a encontrar con el Subaru XV tras algunos años, puesto que ahora se ofrece con un propulsor MHEV que según la marca le aporta economía, eficiencia y un poco más de performance en la parte baja del tacómetro.

Probamos la Subaru XV Hybrid 2021

Subaru presentó en febrero de este año a su gama híbrida, compuesta por XV Hybrid y Forester Hybrid. A no confundirse: si bien se denominan híbridos, son más bien híbridos "tibios" que cuentan con la ayuda de un motor eléctrico en la caja de cambios para poder quitarle stress al motor bencinero, aportándole en respuesta, economía y ecología. Algunas de estas premisas se cumplen y otras no, que es lo que suele suceder en autos que son bencineros, pero que son adaptados para funcionar con un tren motriz electrificado. 

En Estados Unidos, se vende una versión PHEV del XV aunque solo en los estados acogidos a las leyes de emisiones impuestas por California. Este e-Boxer es el que se vende en otros mercados, como Japón, Europa y ahora Chile; desde la marca señalan que solo llegan a mercados muy selectos.

Junto con esta XV Hybrid, también asoma un discreto facelift para la gama completa.

Dimensiones y diseño

  • Largo: 4.465 mm
  • Ancho: 1.800 mm
  • Alto: 1.615 mm
  • Entre ejes: 2.665 mm
  • Despeje: 220 mm
  • Maletero: 345 L

Sobre la XV hay que pensar que esencialmente es un Impreza levantado, tal como han sido todas las generaciones de XV. Esto tiene cosas positivas y cosas negativas. Lo positivo es que se heredan todas las ventajas dinámicas de la plataforma del Impreza, así como el interior. 

Las cosas que no son tan positivas son herencia de esto mismo, puesto que el XV sigue siendo a la larga, un hatchback del segmento C que se tomó muy en serio esto de ser crossover. No por nada es de los mejores, pero te encontraras con detalles como que las puertas no son muy largas y vas a ensuciarte con los faldones o que su habitabilidad no es tan generosa como la de otros modelos que son crossovers derechamente desde su nacimiento. Esto se nota especialmente en las plazas traseras (altura) y en su maletero, el talón de Aquiles de la XV.

Con 345 litros, queda abajo de cualquier rival. Incluso autos del segmento B tienen más de 400 litros. Esto es porque la XV viene con una rueda de repuesto completa. En el caso del modelo híbrido, esta rueda es reemplazada por el pack de baterías del sistema híbrido y un kit antipinchazos. Así que se conservan los pocos 345 litros.

De diseño, hay cambios en el frontal, con encastres más grandes para los neblineros, decoraciones color aluminio, un parachoques con más defensas plásticas y una parrilla más moderna. El parachoques trasero también tiene reflectantes más grandes, un parachoques discretamente rediseñado y me da la idea que los focos están ligeramente ahumados.

En el techo, las barras son más bajas que en otras versiones. Para cerrar, hay nuevos diseños de llantas y las versiones Limited vienen con manillas cromadas y bordes cromados en las ventanas, todos elementos que le aportan en dar una sensación de frescura al modelo, pero sin invadir tanto su estilo particular; no es el más atractivo de todos, pero tiene su encanto gracias al look crossover y el despeje extra.

Subaru, más que apostar a la elegancia, busca aportar con algo moderno y distintivo, más acorde al perfil de la XV. Si andas buscando una propuesta más elegante y fina, en Mazda estarán encantados de mostrarte una CX-30.

Interior

Puertas adentro, en cuanto a lo estético, solo pude identificar dos cambios, como son los insertos símil fibra de carbono en las puertas, que son menos oscuros y la unidad del climatizador, que ahora está pintada de "piano black". Lo demás, se conserva tal cual como la XV que manejé el 2018, que era bastante atractiva y moderna, al menos para mí. Y si, algunos detalles de "plasti-aluminio" no lucen tan caros y en algunos lugares, como la parte superior del clúster o el borde entre la consola principal y la central, falta algo de armado o solidez, pero esto es prácticamente hilar fino, porque la percepción de calidad general es muy correcta y ampliamente superior a la de cualquier Subaru de hace unos 5 años atrás. Los polímeros son muy gratos al tacto, los botones son modernos y fáciles de usar, además que hay una buena insonorización general.

Las costuras naranjas son muy bonitas y le aportan personalidad al modelo, pero el naranjo solo combina con tonos monocromáticos y el mismo color naranjo. Nuestro auto que era rojo... como que naranjo con rojo no pega mucho. Esto también es hilar fino: nadie basa su decisión de compra en el color de las costuras de un auto.

Pero hay cosas que si pueden ser determinantes y que en el caso del XV están muy bien resueltas, como es la excelente postura al volante, muy de auto, con muy buena visibilidad, no solo hacia el frente sino que para ver el cuadro de instrumentos con comodidad y para operar el auto en general. Para mí es crucial la postura al volante y el XV tiene una de las mejores. Además el volante se ajusta en altura y profundidad y tiene los comandos muy organizados.

Atrás obviamente no hay tanto espacio, en especial de altura (un puño a un puño y medio, ojo los de 1,80), así que hay que ir algo "echado". Para las rodillas hay de sobra. El del medio, sufre con la joroba del cardán, con el respaldo más duro (por el apoyabrazos) y porque queda un poco más alto que el resto. Y si es un adulto, sus hombros toparan con los pasajeros de al lado, así que podemos decir que es un auto muy cómodo para cuatro adultos o dos adultos y tres niños. Eché de menos ductos de ventilación centrales o algún puerto USB para las plazas traseras; tiene cuatro, dos en el frente y dos ocultas en el compartimiento portaobjetos.

Equipamiento

Aquí estamos hablando de una versión Limited tope de gama, la cual viene con muchísimo contenido, en especial de seguridad, gracias a las cámaras EyeSight. Entre sus funciones encontramos: 

  • Frenado de emergencia pre colisión
  • Control crucero adaptativo
  • Gestión de acelerador pre colisión
  • Aviso de arranque del vehículo precedente 
  • Advertencia de salida involuntaria del carril 
  • Advertencia de vaivén en el carril

A esto se suman otros elementos como:

  • Luces altas de ajuste automático y con función cornering. Los focos frontales son de LED.
  • Monitor de punto ciego/trafico cruzado
  • Asistente de cambio de carril
  • Sensores de estacionamiento con frenado automático en reversa
  • Cámara de retroceso y cámara frontal de supervisión
  • Frenos de disco con ABS y EBD
  • Control de estabilidad dinámico con vectorización de torque
  • Apoyacabezas activos
  • ISOFIX
  • 7 Airbags
  • Sensor de luz y lluvia
  • Freno de estacionamiento eléctrico con modo hold automático

De confort, no hay mucho de que quejarse, como los asientos de cuero con reglajes eléctricos para el conductor, sistema multimedia Starlink con Apple CarPlay, Android Auto, Bluetooth y GPS, climatizador dual, Smart Key y encendido por botón, espejos abatibles eléctricamente, las dos pantallas de supervisión, sunroof y pedales de aluminio.

Tren motriz

Aquí llegamos a las novedades reales. XV es motivada por un motor FB20 Bóxer de dos litros con doble alzado variable de válvulas e inyección directa, propulsor que se asocia a una transmisión Lineartronic CVT que incorpora un motor eléctrico de 12,3 kW y 66 Nm de torque. Junto al motor a gasolina, se logra una potencia de 150 Hp y 196 Nm de torque. 

Las baterías de ion litio se ubican en el espacio que se reserva para la rueda de repuesto, como ya mencionamos. En total se suman 80 kilos extra. Todo esto, como siempre, va aunado a dos modos de manejo (SI-Drive) y a la tracción AWD con sistema X-Mode en dos pasos, uno para superficies más firmes y otro para condiciones más blandas y húmedas.

Si bien la seguridad es uno de los puntos más fuertes y atractivos de cualquier Subaru, la parte más entretenida sigue siendo su tenida de ruta, su calidad de manejo y su performance dinámica, porque la XV se mueve realmente bien. Esto ocurre por varios factores:

  • La postura de manejo es cómoda y aunque más elevada, menos utilitaria (menos "silla") que en la de otros crossovers, lo que ayuda a una percepción de control. 
  • La estructura de la XV es muy rígida, lo que ayuda a mantener la torsión a raya.
  • El motor con estructura bóxer permite tener un centro de gravedad más bajo en el frente. Quizás esto hace que pierda algo de aplomo en baja velocidad, pero entrega mucha naturalidad para conocer los movimientos del auto. No cabecea innecesariamente y se carga con gracia. Además entra mejor en las curvas gracias al torque vectoring, lo que permite mantener cruceros de velocidad algo más altos y con mejor estabilidad que en otros autos.
  • El despeje es suficiente y más que generoso para enfrentar algunos terrenos más malos y abrasivos, como lugares con piedras o terraplenes.
  • La suspensión tiene buen recorrido, lo que en la gran mayoría de las condiciones evita que golpeemos la amortiguación pasando lomos de toro o cosas así.

La transmisión CVT, muchas veces he dicho, es de las mejores que se ofrecen. Sigue siendo una CVT pero se percibe bastante colaborativa en su gestión, se chupa menos el torque que otras cajas y en algunas ocasiones te marca bien los cambios. 

Sin embargo, la parte más compleja de evaluar es el sistema híbrido. La marca declara un consumo hasta un 24% menor que en el 2.0 estándar y con emisiones un 19% menores. Con lo segundo puedo estar más de acuerdo, no así con lo primero.

El 3CV homologa cerca de 15 km/l en ciudad, lo cual es correcto si pensamos en una prueba de laboratorio con condiciones ideales que maximicen las ventajas del tren motriz híbrido. Pero en la vida real, el beneficio es menor en consumo y aquí coincido plenamente con muchos otros medios internacionales que han probado la XV hibrida en sus respectivos mercados. Yo en ciudad no vi más de 11-12 km/l lo cual es mejor, pero no tan "mejor" con respecto a los 10-11 km/l que me dio la XV convencional hace unos años atrás. Si, son consumos mejores que en varios Subaru de hace unos años y similar que otros SUV del segmento (un Mazda CX-5, por ejemplo), pero no se equipara a lo que dice el 3CV.

El motor eléctrico funciona bajo los 24 km/h y desde ahí se activa discretamente (pero igual perceptible) el motor bencinero. Las baterías aportan en ciertas condiciones de manejo, cuando relajamos el acelerador en ciertas fases del manejo urbano (bajo 40 km/h) y cuando queremos acelerar para adelantar un auto. 

Así que en resumen, el motor eléctrico le quita stress al motor en aquellas condiciones donde consume más, pero está muy lejos de ser un hibrido como los de Toyota y otras marcas; un híbrido " tibio" como dije al principio. Por el lado del motor 2.0 es suave, diligente y aunque muchos pueden encontrar que le falta potencia, para su cometido, encuentro que es un motor muy suficiente, suave, elástico y menos "chancho" de lo que muchos pueden creer.

Entonces

La parte más negativa de la XV me la he guardado para el final, que es su brutal precio de 28.5 millones de pesos. Sabemos que en Chile, las tecnologías basadas en electromovilidad se pagan caro y con la XV no es la excepción. El problema es que esto repercute mucho en su masificación y yo, honestamente y con harto cariño, no podría recomendarle a nadie, absolutamente a nadie, comprarse una XV por ese precio. 

Por 600 mil pesos más, te puedes subir a una Forester Hybrid, muy cara igual, pero con más beneficios prácticos por lo que se paga. Y si se trata de comprar un auto ecológico, tienes por debajo al MG ZS 100% eléctrico y por poco más a la Toyota RAV4 Híbrida con consumos de auto híbrido (26 km/l).

Y aunque las ventajas del tren motriz eléctrico son aparentes, no son lo suficientemente potentes como para justificar la alza en precio, salvo que te encante la XV y tengas la plata y no concibas otro auto; perfecto, te va a encantar, porque es un excelente auto (y personalmente, también tendría una). Pero a este precio pierde todo el atractivo para ser una opción de compra racional. Si se trata de comprar una XV más por la tracción y seguridad que por lo ecológico, mejor que te quedes con el 2.0 de siempre.

Habrá que esperar quizás para más adelante, cuando las sinergias de Toyota y Subaru sean más fuertes, para conocer un XV híbrido real dentro de la gama de Subaru, pero por como se concibió la plataforma actual de los autos de Subaru, esto es lo máximo que se puede llegar en electrificación para los japoneses por ahora.

Probamos el nuevo Subaru XV Hybrid 2021

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas