Vende tu auto
Test drive

Toyota Prius, primer contacto de manejo

El híbrido más vendido de la historia se presenta hoy como un auto bellamente diseñado, de gran conducción e incluso con tintes deportivos.

Toyota Prius, primer contacto de manejo

Hace unos días te contábamos que la nueva generación del Toyota Prius se quedó con uno de los mayores galardones de la industria estadounidense: el Car of the Year para Motor Trend. La revista especializada entregó varias razones para elegir al híbrido más vendido de la historia como el mejor modelo lanzado en ese país en 2023, pero la principal, es la mega transformación que recibió por parte de los diseñadores e ingenieros de Toyota.

Con este antecedente, aprovechamos nuestra visita a Los Angeles para subirnos a la quinta generación del modelo, que fue presentada globalmente hace justo un año, y que hoy compite por el mayor premio global de la industria automotora: el World Car of the Year, y del que el director editorial de Autocosmos, Marcelo Palomino, participa como parte del jurado.

Vale decir que el nuevo Prius se ofrece en formato híbrido e híbrido enchufable, llamado Prius Prime, y esta quinta generación fue concebida desde cero buscando no solo ser un auto más llamativo para distintos públicos, sino que también, apelando a la atemporalidad, que sea un auto que siga siendo reconocido en 25 años más.

Toyota Prius: características

Por primera vez en su historia, los diseñadores e ingenieros de Toyota tuvieron total libertad para repensar el Prius, sin amarres estéticos en pos de una alta eficiencia aerodinámica (de hecho, este modelo tiene peor Cx que el anterior). Así que se puso fin a 25 años del cuestionado diseño de gota de agua para ganar un rediseño limpio pensado en aquellas personas que tradicionalmente no considerarían un Prius como opción de compra.

Construido sobre una evolución de la plataforma TNGA, el nuevo Prius es más largo, más bajo y más ancho que el modelo al que reemplaza, ofreciendo una estampa más deportiva y sumamente atractiva. Mide 4,53 metros de largo, 1,78 m de ancho y 1,42 m de alto, con una distancia entre ejes de 2,75 metros.

El Prius conserva su clásica silueta de un solo trazo, pero ahora es un auto atractivo y bien proporcionado, casi como un fastback deportivo, con algunos rasgos dinámicos muy interesantes. La manilla trasera oculta, el corte ascendente en la puerta delantera que se proyecta hacia la zaga, un centro de gravedad más bajo y algunos elementos tomados prestados del Toyota Crown, incluyendo el frontal ("Tiburón Martillo" le llaman en Toyota) con focos en forma de C o la barra LED que recorre el portalón. También ayudan las llantas de 19" a brindar una imagen mucho menos utilitaria como la de otras generaciones más austeras.

Puertas adentro tenemos una mayor calidad percibida y un habitáculo menos futurista que los anteriores, pero algo más funcional. Lo más llamativo es la posición retrasada del tablero de instrumentos (digital de 7 pulgadas), casi como si fuera un Head-Up Display, el que, sin embargo, queda parcialmente tapado por el volante dependiendo de la posición de cada conductor. En mi caso, siempre perdí algo de información. 

El sistema multimedia de 8,0 o 12,3 pulgadas exhibe el mismo sistema operativo que hemos empezado a ver en los modelos de Lexus, lo que asegura una mejor usabilidad y rapidez. Funciona realmente rápido y bien, conecta sin problema con Apple CarPlay y Android Auto de manera inalámbrica, aunque no nos encantó la interfaz de usuario.

La marca ofrecerá un ambiente oscuro, con elementos contrastantes para añadir sofisticación, añadiendo un sistema de iluminación ambiental que funciona en conjunto con el sistema Toyota Safety Sense con alertas sonoras y visuales.

En general ofrece una agradable posición de manejo, con buena visibilidad hacia todos los costados, y todos los mandos quedan a la mano, con una consola amplia que lo que facilita mucho la usabilidad. Me gustó mucho el tacto del volante y de la palanca con diseño compacto. 

Las plazas traseras también son cómodas, pese a la caída en la línea del techo que le quitó un par de centímetros de espacio, que se recuperan en piernas y hombros, denotando su condición de auto mediano apto para cuatro o cinco personas. 

En cuanto a seguridad, el Prius ya obtuvo el Top Safety Pick+ en pruebas de choque de la IIHS, gracias a sus ocho airbags estándar y una docena de ayudas activas a la conducción.

Toyota Prius: impresión de manejo

Como te decíamos, el Prius está disponible como vehículo híbrido o híbrido enchufable. Lamentablemente, nuestra unidad de prueba Prius Prime estaba sin carga de electricidad, por lo que no podemos darte una impresión de manejo contemplando lo eléctrico.

Nos quedamos con el Prius convencional, que para esta generación reemplazó el soso pero eficiente motor de cuatro cilindros 1.8 litros de ciclo Atkinson, por un nuevo 2.0 litros de 150 Hp, que se combina con uno o dos motores eléctricos, con 111 y 40 Hp, respectivamente, vinculados con una pequeña batería de 0,91 kWh.

El sistema total ofrece 194 Hp de potencia en la versión FWD, y la versión con dos motores eléctricos de 196 Hp permite sumar el sistema de tracción AWD E-Four, pensado para mejorar el agarre y el dinamismo en curvas o caminos de baja adherencia. Si consideramos que el Prius anterior ofrecía 138 Hp de potencia, estamos hablando una mejora del 40%.

Lo normal es que a mayor potencia, más consumo de combustible, pero este no es el caso. Su homologación es de casi 25 kilómetros por litro en ciudad y combinado, mejorando todos los números anteriores. O sea, pese a tener un diseño menos aerodinámico y más potencia, la eficiencia del sistema de Toyota mejora día tras día. 

La clave, dicen los especialistas, es la plataforma TNGA-C de segunda generación de Toyota, un chasis estructuralmente más rígido que antes, con un centro de gravedad más bajo y una batería de química nueva (iones de litio en lugar de NiMh), más liviana y con mayor densidad de energía.

El Prius continúa utilizando una transmisión e-CVT automática, pero rediseñó el sistema de frenado agregando un refuerzo hidráulico activo que mejora la sensación del pedal del freno. El resultado de un auto bastante más divertido de manejar. El chasis es muy bueno, ofreciendo mucha estabilidad lineal y un altísimo aplomo en curvas, sin sacrificar nada en baches y malos pavimentos.

La dirección también fue mejorada y es más sensible y precisa. La entrega de potencia es alta, aunque no súper energética, pero sobra para el uso diario y alcanza incluso para una arrancada a la carretera de montaña, como la que nos recibió en los alrededores de Pasadena, lugar donde lo manejamos. Hay torque de sobra para empujar, aunque cuando se fuerza el pie aparece el sonido, que se escuha mucho en su interior. Aquí faltó material aislante, sin lugar a duda. 

Conclusión

El Toyota Prius ha sido siempre la opción ecológica para quienes están dispuestos a sacrificar el estilo y el desempecho es pos de una alta eficiencia y una agradable practicidad. Hoy ha evolucionado como nunca pensamos que lo haría. Dejó de ser un auto aburrido y se convierte en un vehículo deseable en diseño, completo en equipamiento, y hasta divertido de manejo, sin sacrificar su foco en el consumo.

Diría que este es el primer Prius que podría tener en mi garaje, un auto hermoso, interesante y fácil de manejar, con una tecnología probada y mejorada en cinco millones de unidades vendidas desde 1997, y que es capaz de satisfacer cualquier demanda. Es sin duda el Prius más divertido de conducir de todos los tiempos. ​

Marcelo Palomino recomienda

Cuentanos que opinas